Sorpresas coreanas


El Camarada Kim (tercero desde la izquierda en la foto) parece dispuesto a suspender su programa nuclear a cambio de su supervivencia y alguna cosita más que por supuesto no se menciona en los comunicados oficiales. Parecen grandes noticias para todos, excepto para el Imperio, que hasta el momento no dijo ni mu. Así lo explica el diario español El País: 


Título: Corea del Norte se muestra dispuesta a renunciar al arma atómica si se garantiza su régimen

Subtítulo: Las dos Coreas celebrarán una cumbre histórica en abril

Texto: Corea del Sur y Corea del Norte celebrarán este abril una cumbre histórica. Según ha anunciado a su regreso a Seúl la delegación de alto nivel del Sur que dialogó en Pyongyang con Kim Jong-un, la reunión entre los líderes de las dos Coreas la primera en once años y la tercera de toda la Historia, se celebrará en Panmunjom, en la zona desmilitarizada que separa los dos países.

Kim Jong-un, según ha anunciado el presidente de la delegación y consejero de seguridad nacional surcoreano, Chung Eui-yong, está abierto también a dialogar con Estados Unidos y a suspender su programa de armamento mientras se desarrollen esas conversaciones. Según el alto funcionario, el líder norcoreano considera que no tiene necesidad de desarrollar su programa nuclear siempre y cuando no exista una amenaza militar contra su territorio y se garantice la seguridad de su régimen.

“El Norte ha afirmado claramente su compromiso con la desnuclearización de la península coreana y ha dicho que no tendría razón para poseer armas nucleares si se garantizara la seguridad de su régimen y se eliminaran las amenazas militares contra Corea del Norte”, ha explicado el consejero.

La delegación surcoreana es la de mayor nivel que ha visitado Corea del Norte en una década

“El Sur y el Norte han acordado establecer una línea directa entre sus líderes para permitir consultas y una reducción de la tensión militar. También han acordado celebrar su primera conversación telefónica antes de la tercera cumbre Sur-Norte”, ha dicho Chung.

La delegación que encabezaba el consejero de Estado es la de mayor nivel del Sur que ha visitado Corea del Norte en una década. Su viaje formaba parte del incipiente deshielo entre los dos países a raíz delos Juegos Olímpicos de invierno en el Sur, que contaron con la participación del Norte y vieron desfilar a los dos países bajo la misma bandera.

La agencia de noticias norcoreana, KCNA, había asegurado previamente que se había llegado a un acuerdo sobre la cumbre en la reunión de los altos cargos surcoreanos y Kim Jong-un, aunque Seúl había indicado que aún no se había cerrado nada. “Al oír de boca del enviado especial del Sur la intención del presidente Moon Jae-in de una cumbre, (Kim) intercambió punto de vistas y llegó a un acuerdo satisfactorio”, escribió la agencia norcoreana. El principal periódico norcoreano, el Rodong Sinmun, dedicó varias páginas a cubrir el encuentro.

La posibilidad de una reunión entre los dos líderes empezó a cobrar cuerpo después que una delegación del Norte, encabezada por la propia hermana de Kim Jong-un, Kim Yo-Jong, viajara al Sur para asistir a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang el 9 de febrero. Durante ese viaje, la delegación norcoreana se reunió con Moon y le transmitió la invitación personal de Kim Jong-un a visitar Pyongyang “en el momento que le sea conveniente”.

Moon, que ganó las elecciones surcoreanas en mayo del año pasado con un programa que prometía buscar el diálogo con el Norte, ha insistido tanto en la importancia de tender puentes con Pyongyang como en la necesidad de que el Norte hable con Estados Unidos. De hecho, tras su regreso a Seúl, la delegación que encabeza Chung viajará a Washington.

Tras meses de alta tensión el año pasado en torno al programa nuclear norcoreano, en episodios que incluyeron ensayos de misiles balísticos de alcance intercontinental y la detonación de su mayor bomba nuclear hasta la fecha, Washington asegura que apoya las conversaciones intercoreanas, al tiempo que defiende la necesidad de mantener una elevada presión sobre Pyongyang. Antes de la clausura de los Juegos anunció nuevas sanciones contra ese régimen y algunas empresas extranjeras que hacen negocios con Corea del Norte.

Astroboy

Astroboy en multiverso