“Será siempre La Academia, el primer campeón mundial”

El primer equipo argentino campeón del mundo.


Racing festeja hoy los 50 años de una hazaña que cambió la historia del club.

La Academia, ya se llamaba así por todos los logros conseguidos hasta ese momento, en 1967 logró lo que después muchos clubes argentinos se pusieron como meta.
Cuando se habla de grandeza en el fútbol argentino, esto se supedita a los logros deportivos, y siempre se recae en la misma discusión de bar, que yo tengo más títulos, que vos te fuiste más veces a la B, (1, la misma que ellos), que tu hinchada, que la mía, que mis colores, que los tuyos, etc. etc.
Pero es innegable hablar de un Racing como el Primer Grande del fútbol doméstico. Y a muchos (más que nada a los primos) les pesa está realidad.

Allá por el año 1903 se fundaba un club que con el correr de los años, en el amateurismo, alcanzó hazañas de las que hoy muy pocos equipos a nivel mundial han logrado superar, un heptacampeonato, un tricampeonato, una Libertadores y el reconocimiento más grande a nivel mundial para un club, una Copa Intercontinental.
Ese grupo de jugadores conformado por jóvenes de la cantera (Cejas, Basile, Perfumo, Cárdenas) y jugadores que volvían de su paso por Italia como el Bocha Maschio, otros que para algunos ya estaban retirados, el caso de Rulli.
Un técnico joven, al cual muchos lo miraban de reojo porque no sabían si estaba a la altura de manejar todas esas personalidades, y vaya que consiguió la hazaña, el respeto y la admiración por un sistema de juego que era algo nuevo en Argentina.

Porque ese Racing, el de José, jugaba igual en el torneo y en la Libertadores, porque ese Racing de José, viajó más kilómetros que cualquier otro equipo, y no existían los vuelos chárter, y los aviones eran un micro con motor grande y alas.
Pero ese equipo, ese equipo tenía hambre de gloria, eran ganadores inconformistas, eran hombres con carácter, hasta los más jóvenes se hacían respetar.
Y ese 4 de noviembre de 1967 después de haber jugado dos partidos con una fiereza inigualable, Racing salió por el túnel del estadio Centenario, representando al fútbol argentino, y bajo un cielo blanco y celeste, el joven 9, ese Changuito, enarboló la bandera de la gloria.

“Será siempre La Academia, el primer campeón mundial”

Martin Alvarez 

La Gloriasa Acade