Sé que las piezas encajan porque las vi caer


Sé que las piezas encajan
porque las vi caer
corroídas y humeantes
con diferencias insalvables
pura intención forzada
dos almas se ponen en movimiento
y se van desintegrando
a medida que intentamos comunicarnos.

La luz que enciende nuestro fuego
quema el hueco entre nosotros
y ya no logramos siquiera
expresar el agobio final.

Sé que las piezas encajan
porque las vi caer
sin culpas ni reproches
esto no significa que no quiera
señalar con el dedo y culpar a los demás
mientras el templo se cae
para juntar los pedazos
y recuperar el habla.

Vale la pena
la poesía que viene de la cuadratura del círculo
vale la pena
encontrar belleza en la disonancia.

Hubo un tiempo en que las piezas encajaban
las vi caer
corroídas y humeantes
estranguladas por nuestra codicia.

Hice los cálculos que pude
para conocer los peligros
de nuestro segundo enigma
condenados a derrumbarnos
a menos que creciéramos
y ahondáramos nuestra comunicación.

El silencio frío tiende a atrofiar
todo sentido de compasión
entre hermanos que se supone que se aman.

Sé que las piezas encajan.


Oscar Cuervo

La otra