OPINION | ¿Quién ganará el Oscar a la Mejor Película (2018)?


La noche de los Oscar se acerca después de un año de muy buen cine y de cambios en la industria que nadie veía venir. Desde la fulminante expulsión de Harvey Weinstein de toda alfombra roja hasta el alzamiento del movimiento #TimesUp - con todas las consecuencias que éste ha traído (la sustitución de Kevin Spacey en Todo el Dinero del Mundo, el imperdonable ninguneo a The Disaster Artist...) -, la próxima gala de los Oscar promete ser una de las más reivindicativas e incendiarias de los últimos años. Además, con una lista de nominadas que no deja de ser atípica, varios números anunciados - Recuérdame incluido - que seguro merecerán la pena y - por supuesto - con un maestro de ceremonias como Jimmy Kimmel, esta celebración del Séptimo Arte va a tener a muchos cinéfilos al borde de la butaca hasta el anuncio de la gran triunfadora de la noche. Aunque, a todo esto, ¿qué título debería ganar el Oscar a Mejor Película?

LA FORMA DEL AGUA (Guillermo del Toro)
A pesar de las recientes acusaciones de plagio que ha recibido el último trabajo de Guillermo del Toro por sus similitudes con la obra de teatro Let Me Hear You Whisper (Paul Zindel, 1969), La Forma del Agua (2017) parte como el título que con más probabilidad va a cerrar la nonagésima gala de los Oscar con todo su equipo en el escenario del Teatro Dolby. Habiendo reunido hasta trece nominaciones - incluyendo Mejor Director y Mejor Guión Original -, esta historia de cómo una mujer sordomuda (inmensa Sally Hawkins) se enamora de una criatura acuática que se encuentra cautiva en un laboratorio secreto de Baltimore podría ser el gran triunfo del director mexicano. Y es que, además de que el Del Toro ya ha recibido el BAFTA y el Globo de Oro por la dirección de la película, no parece que la polémica de plagio - en principio bien fundada - vaya a influir de alguna manera en la decisión de los académicos. Eso sí, sin que para mí sea la mejor película del año, la calidad y valía de esta producción son indiscutibles, así que su triunfo sería justo y, ya de paso, políticamente correcto.



LOS ARCHIVOS DEL PENTAGONO (Steven Spielberg)
Con Los Archivos del Pentágono, una película basada en cómo el Washington Post destapó muchos de los secretos que las administraciones presidenciales llevaban años ocultando sobre la intervención de Estados Unidos en la guerra de Vietman, Spielberg se ha lanzado a un subgénero que hasta ahora no había abordado. Contando con las impresionantes interpretaciones de Tom Hanks y Meryl Streep (con nueva nominación en su correspondiente categoría), una banda sonora de John Williams que muy acertadamente tarda en hacer acto de presencia, una historia fantásticamente narrada y la intachable dirección del propio Spielberg, Los Archivos del Pentágono es una de las más valiosas aspirantes que, sin embargo, muy probablemente no se lleve el Oscar a casa por una mera cuestión tiempo y por las circunstancias del momento. Leer más en: Crítica Completa.



DEJAME SALIR (Jordan Peele)
Cuando salí de la sala en la que vi Déjame Salir (Get Out en Estados Unidos) me reí de la perspectiva de que la ópera prima de Jordan Peele consiguiese una nominación en esta categoría. Y es que resulta que la película, que se vale de una situación similar a la de Los Padres de Ella (Jay Roach, 2004) para denunciar el racismo hacia el colectivo afroamericano en Estados Unidos (él es un joven de color y ella una rica americana blanca), es tan desafortunada y tropieza tantas veces con clichés para mí tan imperdonables, que no hice caso al famoso "Oscar buzz". Es más, Déjame Salir se ha llevado nominación a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Guión Original, por lo que está claro que tengo que volver a verla para comprobar si en su momento vi una película distinta. Porque, honestamente, lo que yo vi en el cine era de todo menos carne de Oscar. Pero, en fin, estas cosas en Hollywood pasan. Leer más en: Crítica Completa.



DUNKERQUE (Christopher Nolan)
Sin requerir un guión exquisito por la carga histórica que el propio rescate de Dunkerque ya ofrece, ni necesitando un desarrollo importante de personajes por la muy olvidada importancia de aquellos "soldados desconocidos" caídos en todo conflicto bélico, Nolan nos ha acercado más que nunca a una de las guerras más importantes de la historia de la humanidad con una película apasionante que nos asoma al horror, desesperación y angustia de todos los combatientes valiéndose de un lenguaje audiovisual verdaderamente arrebatador. Sin duda alguna, Dunkerque parte como mi personal favorita, aunque un estreno prematuro y un público dividido va a jugarle una mala pasada a Nolan, que tendrá que seguir esperando su momento. Leer más en: Crítica Completa.



EL HILO INVISIBLE (Paul Thomas Anderson)
A pesar de que el éxito de El Hilo Invisible se ha visto acompañado de la triste noticia de que Daniel Day-Lewis ha decidido retirarse, el octavo trabajo de Anderson, que nos introduce en la maniática y perfeccionista dinámica de un diseñador de moda británico, funciona como dignísimo cierre a la portentosa carrera profesional de Lewis. Exquisitamente rodada y protagonizada por un dúo tan carismático como tóxico, El Hilo Invisible se ha ganado todas y cada una de sus nominaciones. Aunque, eso sí, es muy probable que sólo se lleve los premios de categorías menores como Banda Sonora o – por supuesto – diseño de vestuario. ¡Qué le vamos a hacer! Leer más en: Crítica Completa.



EL INSTANTE MÁS OSCURO (Joe Wright)
Comportándose como el título complementario perfecto para Dunkerque (Christopher Nolan, 2017), lo nuevo de Joe Wright (Expiación) nos sume en la Inglaterra de los años 40: un país aterrorizado por la posibilidad de ser invadido por el ejército de Hitler y expectante por la dirección que el gobierno del nuevo primer ministro - Winston Churchill - pueda tomar en relación a la Segunda Guerra Mundial. Protagonizada por un Gary Oldman que con este trabajo podría ganar su muy merecido primer Oscar, El Instante Más Oscuro es una de mis favoritas aunque sus posibilidades de salir premiada son ínfimas si tenemos en cuenta cuáles son sus contrincantes. Pero no pasa nada, al fin y al cabo, la película ya se va a llevar un Oscar gordo: el del Mejor Actor. Leer Más en: Crítica Completa.



TRES CARTELES EN LAS AFUERAS (Martin McDonagh)
Lo de Tres Carteles a las Afueras (2017) es un caso peculiar. La película, que cuenta con el que probablemente sea el mejor reparto - encabezado por Frances McDormand - de la temporada, no sólo tiene un guión que destroza la aparente originalidad de sus contrincantes, sino que además es uno de los mejores títulos de todos los nominados. Sin embargo, por muy relevante que sea la trama de lo último de Martin McDonargh (Escondidos en Brujas) y por muy perfecta que sea la película en sí misma, su sobriedad y crudeza no le harán ningún favor y, probablemente, esta historia de búsqueda de justicia y venganza se quedará a las puertas de la victoria. Por cierto, la banda sonora de Carter Burwell - tan distinta y bien adaptada a la historia - debería llevarse la estatuilla. Ya lo he dicho.

En cuanto a Lady Bird (Greta Gerwig, 2018) y Call Me By Your Name (Luca Guadagnino, 2017), dado el muy tardío estreno de la primera en España y la poca disponibilidad de la segunda en los cines que suelo frecuentar, aún ninguna de las dos ha pasado mi filtro y, consecuentemente, no me atrevo a hacer juicios de valor. No obstante, dado que aún quedan tres días antes de la gran noche en Hollywood, confío en poder verlas para, así, ir completamente preparado a la que promete ser una gala llena de humor gracias al siempre divertido Jimmy Kimmel y de, por supuesto, buen cine. 

A trasnochar.


Jerry

Jerry F.

Malditas criticas de cine