OPINION | Call Me By Your Name: Mistery of Love


Estoy seguro de que, aunque la mayoría del público no acostumbre a quedarse sentado mientras los créditos finales dan cierre a una película, en las proyecciones de Call Me By Your Name (Luca Guadagnino, 2017) los acomodadores han tenido que esforzarse en despegar de la butaca a todos los espectadores que se habían quedado hipnotizados con su plano final. Y es que la conclusión de la película de Guadagnino, en la que Elio cuelga el teléfono, tira una moneda al aire, se sienta delante de la chimenea y se queda mirando a las llamas, refuerza tan bien el carácter de la película, que complica mucho el acto de retirar la vista.

La llamada de Oliver, un estudiante americano que pasó unas semanas en casa de Elio para aprender de arqueología, llena de tristeza al protagonista, que opta por sentarse delante del fuego y perderse en sus recuerdos. A partir de ese momento, y durante tres minutos sin cortes, Timothée Chalamet ofrece una soberbia interpretación con la que pone de manifiesto la cascada de emociones que se le pasan al adolescente por la cabeza: desde la amargura por saber que probablemente nunca pueda volver a estar con Oliver, hasta la nostalgia de aquellos días en la campiña italiana y la emoción - o hasta agradecimiento - de haberse conocido más a sí mismo.

Esta conclusión, que juega con los sentimientos del espectador como pocas otras películas hacen, no sólo funciona por la interpretación de Chalamet - nominado en la categoría de Mejor Actor en la 90ª edición de los premios Oscar -, sino también por la pieza musical que la acompaña. La exitosa banda estadounidense Sufjan Stevens, dedicada al género indie folk, ha contribuido en Call Me By Your Name con tres piezas que han catapultado la carrera de la banda en la industria del cine por haberles dado su primera nominación en la categoría de Mejor Canción Original. Y aunque Mistery of Love, que no es la canción que aparece al final de la película, no consiguiese alzarse con la estatuilla por eso de que el Recuérdame de Coco era prácticamente imbatible, el trabajo de Sufjan Stevens en la película es apasionante y digno de ser conocido por todos.


Jerry
Imagen vía Rolling Stone

Jerry F.

Malditas criticas de cine