Náufrago

Mauricio (que es Macri, es decir el heredero de la fortuna de un viejo coimero) ha recibido su premio por las medidas de corte aperturista y de libre competencia que se han aplicado en el país desde el 10 de diciembre de 2015: la salida a la marchanta del cepo, la instauración de un mercado cambiario sin limitaciones de entrada, permanencia y salida de dinero, dividendos o intereses, el arreglo casi suicida del default, unas reservas obtenidas a fuerza de deuda, promesas de no intervención del Estado en la conducción de las empresas privadas, una clara vocación de chupamedismo en política internacional, la ausencia de todo limite temporal a la liquidación de divisas, la baja de impuestos al 2% mas rico del país (y la suba al otro 98%).
Ahora puede celebrar la inclusión del país en el índice MSCI de mercados emergentes.
Como un naufrago que en el medio del mar y frente a una tormenta se aferra a un escarbadientes.

Marcelo Pascualino

El Magma