Lo moderno es vivir mejor, no peor

Semanas laborales de 28 horas.
Esa fue la gran victoria obtenida por los trabajadores industriales en el sudoeste de Alemania como parte de un acuerdo que podría beneficiar a millones de empleados en todo el país.
Los obreros podrán reducir su horario semanal de 35 a 28 horas hasta por dos años para cuidar de sus familias. El acuerdo ampara a casi un millón de trabajadores en el estado de Baden-Württemberg y también incluye un aumento salarial del 4,3%.
Fue logrado por IG Metall, el mayor sindicato alemán, que representa a 2.700.000 operarios e ingenieros del sector metalúrgico.
Según los analistas, el convenio refleja un cambio en la mentalidad de la clase obrera y los empleadores de Alemania. el reconocimiento de que hace falta un mayor equilibrio entre la carga laboral y la vida familiar. Se espera que las mismas condiciones se extiendan a los 3,9 millones de trabajadores del enorme sector industrial del país.

Marcelo Pascualino

El Magma