Lebacs

Comparto una impresión antes el inicio de la jornada bancaria.
Hoy vencen 617 mil millones de pesos en Lebacs.
Esto quiere decir que el Banco Central debería pagarles esa suma total a todos los tenedores de Lebacs que vencen hoy.
Para no hacerlo, suele ofrecer una nueva licitación de Lebacs, que a esa suma total le agrega un interés que se modifica de acuerdo al plazo de suscripción.
Por eso, al próximo vencimiento a la suma de Lebacs que vencían en el vencimiento anterior se le agrega la suma en concepto de interés, y a esa suma total se la reemplaza por nuevas Lebacs, con el interés correspondiente.
Es fácil observar que, en el proceso, la suma va aumentando de forma importante vencimiento tras vencimiento.
Entonces, hoy, el BCRA intentará colocar nuevas Lebacs a todos los tenedores a los que se le vencen.
Como hay mucho miedo de que los tenedores no quieran renovar las Lebacs, porque prefieran cobrar los pesos para pasarse a dólares, el BCRA ideó una maniobra. Permitirles a los bancos reducir la reserva de efectivo mínimo (que es la plata que dejan encajada como garantía de los depósitos) para que participen de la licitación de Lebacs con ese nuevo efectivo disponible.
Garantizar demanda para las Lebacs licitadas.
Desde mi visión (la de un aficionado opinólogo, incomparable con la de los master en finanzas) esto desvirtúa la esencia de las Lebacs.
Las Lebacs son un instrumento de política monetaria pensado para contraer la cantidad de pesos circulantes. El BCRA ofrece Lebacs con interés para hacer que quienes tienen pesos en la mano se vean atraídos por la rentabilidad que ofrecen y, por ejemplo, prefieran inmovilizar sus fondos en Lebacs antes que ir a comprar dólares.
Técnicamente se llama esterilización, ya que con estos instrumentos el BCRA inmoviliza pesos excedentes que emitió por alguna circunstancia puntual.
Pero en este caso, el BCRA plantearía tratar a las Lebacs como un título cualquiera. Entonces, incentiva la demanda expandiendo previamente la cantidad de pesos. Es decir, lo contrario al objetivo de las Lebacs.
Es como si las Lebacs se independizaran de la política monetaria y pasaran a ser una opción de inversión sin objetivo de política monetaria, a las que el BCRA además les cuida la cotización estimulando su demanda, comprometiendo otros recursos (los depósitos quedan con menos respaldo).
De manera tal que, por más que la licitación de Lebacs tenga una demanda robusta, esto no impedirá que queden pesos sueltos (que estaban colocados en Lebacs) dispuestos a buscar otras formas de inversión, como la compra de dólares.
Es muy posible que me equivoque en estas apreciaciones. "Que la gente se quede tranquila", ya que son temas que manejo apenas de oído, y están en manos de gente que se formó muchísimo para administrar bien estas cuestiones.
Simplemente tenía ganas de compartir una sencilla inquietud.

Mariano Grimoldi

Yendo a menos