La preocupación del gobierno cuyo presidente construyó su imagen con el fútbol

Leemos otra vez una nota dónde el título no coincide con los contenidos:
-Desilusión, frustración, un equipo sin rumbo. Estos sentimientos sirven para describir las sensaciones que los argentinos tienen ante la actuación de la Selección en Rusia, pero también trazan el humor social que existe sobre las políticas implementadas en el gobierno de Mauricio Macri. -“En este momento la gente no la está pasando bien y es el momento de mayor mal humor social en los dos años y medio de la presidencia de Macri, aunque aún no hay enojo en la gente, lo que hay es desazón, falta de esperanza y pérdida de expectativas”, explicó el consultor Raúl Timerman, director del Grupo de Opinión Pública (GOP).
-Carlos Fara sostuvo: “Todos estos fenómenos son cada vez más fugaces en cuanto al efecto que pueden tener en la opinión pública, por lo tanto aún si a la Argentina le fuera bien, un desenlace positivo también pasaría relativamente rápido. La dinámica de la opinión pública en la actualidad tiene otra velocidad, por lo que las noticias buenas y malas se van disgregando rápidamente, salvo que éstas afecten demasiado a la vida cotidiana de la gente, como lo son las cuestiones económicas. Un buen desempeño en una situación económica que la sabemos crítica, es obvio que no tiene efecto para computar políticamente”. 
-Según la consultora Managment & Fit, Mariel Fornoni, titular de la consultora, los índices de la gestión de Macri en la previa al Mundial disminuye de 35% de aprobación en abril a 32% en la última medición de mayo. Hay que esperar los resultados de los próximos partidos para saber si incide en la imagen presidencial, ya que en el caso de Macri, la gente percibe que se involucró con la Selección y en la elección de la AFA por lo que un resultado negativo podría traerle un costo mayor
-“El buen humor siempre ayuda a una gestión pero en este momento, hay una coincidencia de los sentimientos de la población con el Gobierno y con la Selección: desilusión, frustración de expectativa, un equipo sin conducción que va a la deriva. Pero aunque a la Selección le vaya mal, la angustia y la desilusión viene por la situación económica que cada uno vive en su casa, la incidencia en la elección tiene que ver con la economía no con un resultado del Mundial. Son dos canales independientes aunque en ninguno de los casos tenemos el mejor equipo de los últimos cincuenta años”, explicó la consultora Analía del Franco
-La mayoría de los encuestados por la consultora Grupo de Opinión Pública aseguró que el resultado que tenga la Selección va a tener un impacto en la situación política del país. Un 55% contestó que sí, frente a un 40% que le restó importancia. El estudio de opinión de 500 casos, realizado en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, bonaerense muestra que para la opinión pública el fútbol y la política están fuertemente vinculados.


José Rubén Sentis

José Rubén Sentis