La otra, la misma / Genesis / Hablados por la poesía

La otra.-radio para escuchar acá





-La hora de los hornos

Empezamos el programa de anoche dedicándole un bloque a la singularidad absoluta de La hora de los hornos, la película de Solanas y Getino que se estuvo exhibiendo en versión complet este fin de semana en la Lugones. Además de lo que desarrollé en mi post anterior, en el programa trato de pensar en la vigencia de los problemas políticos con los que esta película de hace 50 años se enfrentaba, para descubrir que en cierto modo y a pesar de todo lo que sucedió en medo siglo, todavía estamos en la misma.


- Todos tus Genesis

Anoche, de la  mano de César Colman hicimos un recorrido por la extensa y cambiante obra musical de Genesis, la banda surgida a fines de los 60 que llegó, con varias mutaciones, hasta los años 90. El de Genesis es un extraño caso de longevidad fundado en el gesto de dejar atrás su identidad inicial: hay un primer Genesis de la época progresiva, muy marcado por su frontman de aquel entonces, Peter Gabriel. Cuando a mediados de los 70 Gabriel abandona Genesis, la banda se debate en el dilema de cómo seguir: en el primer disco sin Gabriel, A trick of  tail, en el que Phil Collins toma la voz cantante, todavía la identidad progresiva es muy marcada, incluso la voz de Collins puede confundirse para un desprevenido con la de Gabriel. Pero una mutación musical más pronunciada quizás se dé cuando el guitarrista Steve Hackett abandona la banda. Ya había sucedidoo la maroma punk que trató de arrasar con todo vestigio progresivo y la salida de Genesis para sobrevivir fue popizarse. Cuando el propio Collins estalla con un éxito global con su primer disco solista, el excepcional Face value, la fórmula de ese éxito parece transferirse a los discos de la banda: de ser los más blancos entre los progresivos ingleses, pasan a ser los más negros, con la creciente acentuación de un sonido discotequero que los lleva a una sucesión de hits radiables que marcan sus años 80. Hay una generación que conoce a Genesis en su versión ochentosa. Y llega el momento en el que ellos se proponen borrar de su sonido todo rastro del Genesis progresivo. Estos bandazos quizás sean el secreto para explicar que de todos los grupos setentistas es Genesis el que más duró en la cresta de su ola, a fuerza de negar su sonido original. Incluso hay un Genesis sin Collins, a  comienzos de los 90. Según las diversas perspectivas, puede tratarse de un caso de prolongada decadencia a partir de un comienzo fulgurante o, por el contrario, de una renovada vigencia basada en su capacidad de adaptación a contextos muy diversos. ¿Cuál es tu Genesis favorito?

El Genesis de Gabriel:



El Genesis Superochentoso de Collins:



Sin Collins:



- Conversaciones con poetas

Maxi Diomedi estuvo comentando el libro Hablados por la poesía. 14 conversaciones con poetas argentinos contemporáneos, escrito por Osvaldo Aguirre, poeta y crítico, en base a conversaciones con otros poetas argentinos. Las entrevistas fueron realizadas entre 1992 y 2009. Aparecen Joaquín Gianuzzi, Diana Bellesi, Aldo Oliva, Roberto Raschella, Hugo Padeletti, Ricardo Zelarrayán, Nestor Groppa, Darío Cantón, Arnaldo Calveyra, Hugo Gola, Arturo Carrera, Francisco Gandolfo, Juan Carlos Moisés e Irene Gruss. ¿Cuál sería la cualidad poética de los finales? le pregunta Aguirre a Gianuzzi en diciembre del 2000. La respuesta lleva a Gianuzzi a intentar redefinir qué es la poesía: "La poesía tiene tantas definiciones como poetas. Si yo pudiera dar la mía, diría que es una eterna juventud, una continua extracción de recursos. Mientras la novela, o el teatro dan a veces la impresión de empantanarse, la poesía saca siempre recursos, es una especie de yacimiento inagotable de imágenes, de formas, de maneras de ver las cosas". Gianuzzi concede la entrevista cuatro años de su muerte y eso le da a la charla la perspectiva de la finitud: "La sustancia poética está en el final de las cosas". Hugo Padeletti dice en otra de las entrevistas: "Yo escribo poesía y no narrativa, entre otras cosas, porque la poesía me permite crear una forma breve, como esférica". El poema como algo esférico a lo que uno se acerca y  te hace dar vueltas, te exige mcuhas lecturas. "Te lleva a reposar un momento, y volver otra vez a entrar, y te metés más adentro y volvés a la superficie". En la poesía ni el sentido ni la forma vienen entregados en bandeja. El tránsito por diversos pasajes de este libro de conversaciones nos lleva a pensar, en sincronía, en Gustavo Fontán -cineasta y también poeta-, en su busca de una mirada singular, no formateada por los moldes narrativos del cine habitual. Hace poco vi su Trilogía del Lago Helado -sobre la que próximamente voy a escribir en el blog- y puedo reconocer la afinidad entre el cine de Fontán y la producción poética. En uno y otro caso, se trata de capturar algo que la realidad te ofrece y moldearlo de una forma que hay que descubrir, porque no viene moldeada. Así como toda verdadera poesía se pregunta con cierta extrañeza por el ser del habla, en el cine de Fontán hay una insistente interrogación por el ser de la mirada y de la escucha. La poesía invita a una comprensión que no es la del extenso imperio de la lógica. En las conversaciones que entabla Aguirre aparece recurrentemente la contigüidad entre la poesía y la música: se da el caso de que varios de los entrevistados intentaron alguna vez ser músicos: Zelarayán, Gandolfo, Irene Gruss. Hay una deriva de la música hacia la poesía: dice Raschella que no puede haber un buen escritor que no tenga que ver con la música. Quizás sea cierto que en su etapa originaria la poesía era siempre cantada y a partir de un cierto momento sus caminos se bifurcaron, aunque ninguna poesía es ajena a la musicalidad. Se dice que al hablar todos entonamos sin darnos cuenta una melodía personal, que se repite aunque vayamos hablando de cosas diferentes. Un oído musical entrenado podría detectar la melodía con la que cada uno de nosotros habla, así como hay cadencias y acentos que provienen de los territorios en los que habitamos.

Escuchar acá:

Oscar Cuervo

La otra