La lucha por la verdad no debe tener banderías


"La lucha por la verdad no debe tener banderías" termina su imprescindible nota de hoy Horacio Verbitsky.

"Por la verdad" (perdón foucaultianos, perdón nietzscheanos, que hace años renunciaron a ella).

Verbitsky refelxiona acerca de su compromiso periodístico con la verdad, simultáneo con su posición política (incomparable en persistencia, firmeza y eficacia con la de cualquier otro periodista argentino contemporáneo).

El Perro atravesó como periodista más de medio siglo de una Argentina que suele hacer trizas muchas trayectorias profesionales. El Cohete a la Luna lo encuentra en un momento brillante de su carrera y le permite reflexionar acerca de su práctica integral. Para eso, se refiere a sus posiciones publicadas tempranamente contra el carácter altamente nocivo que tuvo Guillermo Moreno durante los años kirchneristas, gobiernos que Verbitsky apoyó en sus puntos esenciales.

Hay muchos peronoicos que consideran a Moreno algo así como el paradigma del "peronismo puro", si tal cosa existiera. Lo cierto es que la desastrosa gestión de Moreno facilitó grandemente la tarea sucia que desde 2015 hizo el macrismo. Néstor y Cristina tardaron en comprenderlo, pero finalmente Kicillof fue el encargado de poner fin a la ejecución del daño morenista. Los efectos de ese daño los seguimos viviendo.

Ahora Moreno pasó a integrar la lista de mediáticos bizarros en un grupo en el que lo acompañan Santiago Cúneo, Alfredo Olmedo, Julio Bárbaro, Luis Juez o Javier Milei. Divertimento para las cloacas televisivas.

Aún hoy hay peronoicos y kirchneroicos confundidos que consideran a Moreno un soldado de la causa patriótica, a pesar de sus bravatas machistas, macartistas y reaccionarias. Alguien me comentaba hace poco: "Moreno todavía se quedó en el palco de Ezeiza".

Más allá de este personaje, la nota de Verbitsky sirve para pensar los vínculos inescindibles entre política y verdad. Perdón foucaultianos, perdón nietzscheanos.

Si todavía no leyeron la nota, la encuentran acá.

Oscar Cuervo

La otra