Flanes



La reciente operación de medios denominada por el coro de "periodistas" adicto al régimen como “Cuadernos K", tiene dos objetivos centrales

1- Desplazar de la agenda de medios las evidencias del deterioro socioeconómico creciente en particular tras la última mega devaluación y detener la erosión que sobre el gobierno en general y la figura de María Eugenia Vidal ( Mariu) en particular supuso el escándalo de los “aportantes truchos”, episodio aún inconcluso en su desarrollo.

2- Demeritar a la figura de Cristina Kirchner frente al notable crecimiento electoral de su figura - que ya alcanza el 40% de la intención de voto - , uniéndola por primera vez en la saga de operaciones jurídico mediáticas a prácticas de corrupción, ya que en ninguno de los capítulos anteriores de la serie había sido involucrada. Vean el párrafo en cuestión, tan didáctico cuanto pueril.


Los efectos sobre la opinión pública de esta nueva operación jurídico-mediática en medio de una sociedad polarizada son menos que discretos. Redundan sobre audiencias ya disociadas.

Era de esperar este efecto, sucede con todos los gobiernos. La ritualización y repetición sine die de estrategias que en su momento resultaron exitosas pierde fortaleza en el tiempo y sus efectos de sentido sobre el conjunto asumido como dimensión única , se angostan al límite. En materia de audiencias, se ha roto la tiranía de Gauss y las cartas están echadas, como señalamos acá.

Polo A