Fìsica y Química



"Vamos a hablar de las PASO", dijo el Adolfo, y acá estamos. 

No para analizar quién ganó y quién perdió como ese juego adolescente que se puso de moda estos días, sino para entender como, por qué y hacia dónde se está moviendo el magma, el vox populi electoral.

Ahí donde otros quieren mostrarte una selfie, acá trataremos de entender la película.

Porque la Política no es el arte de ganar elecciones, amiguitos, sino de crear, sostener y recrear hegemonía. Lo primero, lo menos relevante, es la instantánea. Lo segundo, lo trascendente, es movimiento, como decía Balá.  

En primer lugar rectificar (mejorar levemente) el cuadro en el tuit que fijó esta cuenta (https://twitter.com/ContradictoOK) hace algunas semanas.

Entonces...

Elecciones PBA 2015
Total Electores
12.429.146
Total Votos
10.003.443
Ausentismo
19.51%

Resultados
Cambiemos
39.42%
FPV
35.28%
Frente Renovador
19.26%
Otros (FIT, Progresismo, etc.)
6.04%
Total Votos Afirmativos
100.00%
Voto No Afirmativo
(blanco, nulo, impug.)
8.47%
Sobre Total Votos

Qué resultados son esos?
Resultados de las elecciones generales 2015 en Provincia BsAs, a gobernador.

Es decir, la boleta tomada del lado que la agarra la mayoría de los electores, lo que los punteros llaman "la cabeza de la boleta".

Y ahi nuestra Premisa #1
Desestimamos acá complejas teorías que involucran cualquier grado de sofisticación del voto. Por supuesto que existe el elector que quiere perjudicar a, o vota así porque votando asá le duele acá. Pero para las mayorías, cuando se presenta una oportunidad de opinar consistente básicamente en "boletas", la gente demuestra su PREFERENCIA. No pueden hacer mucho más.

Las preferencias se demuestran elección a elección. Son a favor o en contra del gobierno. A favor o en contra de la oposicion. Pero por ejemplo ese jueguito de comparar sólo legislativas con legislativas es consuelo de tontos.

La sociedad expresa sus preferencias por el gobierno o la oposicion, incluso en un referendum sobre el tema más nimio.

En tren de esta tendencia, replicamos el cuadro anterior, esta vez para PASO del domingo pasado, basándonos en el lamentable escrutinio provisorio que le siguió.

PASO PBA 2017
Total Electores
12.253.913
Total Escrutado
9.001.540
Proyección Total Votos
9.407.840
Ausentismo Proyectado
23.22%

Resultados (escrutinio provisorio)

Base Total
Base Afirmativos
Cambiemos
34.19%
35.41%
FPV --> UC
34.11%
35.33%
Frente Renovador
15.53%
16.08%
Cumplir
5.90%
6.11%
Otros (FIT, Progresismo, etc.)
6.82%
7.06%
Total Votos Afirmativos

100.00%
Voto No Afirmativo
(blanco, nulo, impug.)
3.46%
Sobre Total Votos


Comentario accesorio: contrariando mis previsiones de aumento significativo, la suma de ausentismo, voto nulo, blanco e impugnado se mantiene (de hecho decrece) respecto de 2015. Eso sí, la gente elige su protesta no yendo a votar, en lugar de ir al cuarto oscuro a negar voto.

La Premisa #2 es que, para tener consistencia en la comparación, vamos a usar los votos AFIRMATIVOS de 2015 y 2017

El cuadro queda así

Resultados (escrutinio provisorio)

Grales PBA 2015
PASO PBA 2017
Variación
Cambiemos
39.42%
35.41%
-4.00
FPV --> UC
35.28%
35.33%
+0.05
Frente Renovador
19.26%
16.08%
-3.17
PJ-Cumplir
--
6.11%
+6.11
Otros (FIT, Progresismo, etc.)
6.04%
7.06%
+1.02

Veamos: 
En el juego de suma cero, el "traslado" de votos alcanza al 7.17% del total. Todo lo demás parece circunscribirse al voto "duro", al voto propio de cada espacio.

De ese 7.17%, Cambiemos y Massa "regalan" 4% y 3.17% respectivamente, y son los verdaderos loosers en PBA.

Enfrente, el gran "tomador" de esa fuga es Randazzo que acapara 6.11% y le deja un resto al cristinismo, a la izquierda y a los partidos chicos.

Paradójicamente, quien más festejó la noche del último domingo fue quien más votos entregó cedió en PBA.

Pero lo que se presenta como paradoja no lo es: si después de aplicar políticas de ajuste bastante ácido en el bolsillo de los votantes sólo se erosiona el 10% de tu electorado, yo también festejaría.

-------------
El cristinismo, por su parte, negado momentánea y truculentamente su derecho al festejo, mantiene su base electoral anibalista y dura de la PBA. Aníbal sacó 35.28 y fue vapuleado, antes de la elección por extraños y después de la elección por los propios. Se suponía de Cristina la expresión más alta y pura de ese sector: sacò 35.33%. No parece una diferencia abismal.

Digo más: por cada argumento que un cristinista me traiga respecto de las operaciones mediático-judiciales en su contra antepondré un argumento respecto de la degradación en las condiciones de vida de los sectores que el cristinismo dice representar. Y saldremos hechos.

Cuando tengamos el escrutinio definitivo los cristinistas dirán que sacó más que Aníbal. Con estos guarismos y lo que queda por escrutarse difícilmente alcance el 37.13% que obtuvo Scioli. Hablamos de números, amiguitas y amiguitos. Quien quiera oír que oiga.    

Lo cierto es que ese 35 y pico por ciento parece ser el techo imperforable del cristinismo en PBA, ahora sin "mediaciones"  (insaurraldes, anibales, sciolis) y sin posibilidad de traslado de responsabilidades (por caso el infantil argumento "la culpa es de Randazzo").

Pobres los intendentes bonaerenses que creyeron que compraban la Flecha de Plata de Fangio y recibieron el Williams segundón de Reutemann.

Hemos hablado aquí de la tesis "General Pueyrredón": allí el cristinismo cosechó 26.64% de los votos. 

No hay motivos para desconfiar de la solvencia de esa tesis: lo que nos dice hoy es que si las del domingo hubiesen sido elecciones nacionales para presidente, Cristina hubiera sacado Mar del Plata+3, es decir alrededor de un 30%. Es el mejor proxy de cristinismo realmente existente.

Hemos asistido (no sin tristeza) a un nuevo capítulo de la centrifugación kirchnerista, esta vez atendida por su dueña.

----------
El massismo aprendió de una piña que la política no es álgebra: en una maniobra inteligentísima, sumó el 6% de votos que le aportó la compañera Stolbizer para sumarlos a su propio caudal,
pero los dividió por dos, les aplicó la raíz cuadrada, el logaritmo y luego los pasó restando. Resultado final: se llevó aritmética a octubre y política a marzo.

Si fuéramos buenos amigos de Sergio le diríamos: "enfundá la mandolina y fijate si en las PASO 2019 podés colarte dentro del peronismo".

----------
Hablemos del Randazzismo: en las generales de 2015 uno de los datos clave para los politizados fue que allí donde el candidato que mejor representaba al espíritu kirchnerista (Aníbal) sacaba 35.3%, el candidato menos kirchnerista (Scioli) sacaba un 37.1%, lo que significaba que había un elector que apoyaba el lado peronista de Daniel Osvaldo pero le cortaba la parte K de la boleta, marcando el comienzo del cisma FPV del que hoy somos testigos (y que la Estratega no ha hecho otra cosa que alentar fervorosamente).

Quizás ese delta de voto "peronista no estrictamente cristinista" sea la génesis en la que Randazzo hizo su bautismo de fuego. La ilusión nos alentaba a creer en los dos dígitos. La realidad nos dijo que multiplicamos esa semillita inicial por cuatro.

Claro que esperábamos resultados superiores, pero para venir del desierto, fue un buen resultado. En particular porque el escenario político vivió una polarización deliberada por parte de "los grandes", siempre que eso ocurre, moderarse es parir.

No obstante, Florencio clavó pica en Flandes y mostró que lleva con orgullo el bastón de mando del que hablaba Perón en su mochila, y que viene escaseando fuerte entre el resto de los compañeros.

Ahora se trata de verificar si su 6% alcanza para seducir a una liga de territoriales que también ha pasado las de Caín (de ellos sólo Urtubey puede proclamarse indemne, y por cierto no es un mal desafiante para el roundrobin peronista en pos de la presidencia 2019). No ahora, no en Octubre, pero pronto veremos realineamientos claros en ese sentido.

Cristina tiene los votos pero ha decidido defaultear la política.
Randazzo tiene la política, falta saber si en los próximos 24 meses despliega las condiciones para juntar los votos.

-----------
Y el oficialismo? Hizo lo que tenía que hacer. Nuestro partido de derecha aprendió a moverse en la política democrática y usa los mismos buenos viejos trucos, incluso mejorados. La deuda social enorme de la que nos habla el cristinismo, al parecer no es tal. La sociedad castigó, pero con la moderación de quien supone que la magnitud de la pena pueda hacerle creer al contrario que el látigo en la espalda de su oponente son palmadas en el hombro propio.

Es muy sagaz nuestro electorado. Parece caminar adelante de nuestros cuadros políticos. 

Es razonable el festejo del macrismo el domingo a la noche? Sí, lo es, hicieron una elección mejor de la que ellos esperaban. Y mejor de lo que nosotros queríamos.

----------
En el balance de sumas y saldos, la polarización de la campaña puede haberle servido al macrismo para purgar votos derechosos del massismo y es probable que eso haya ocurrido. Lo que compensó la mengua importante entre sus "decepcionados". El cristinismo, sacando a la pista a su mejor representante, mostró que apenas puede frenar el proceso erosivo que vive desde el 2013; pero lo cierto es que no ha hecho ninguna variación en su estrategia para modificar es curva monótona descendente. En política también vale Einstein y su "no esperes resultados distintos haciendo siempre lo mismo". Y en cuanto a Massa, parece que la sociedad ya le vio los hilitos  (lo que a los chicos nos genera un desencanto inevitable) y que el resto de los candidatos consiguió el password para robarle votos por derecha (DuranBarba) y por izquierda (Randazzo). 

Lo bueno de ser Randazzo es que todo depende de él; de dejar de explicarnos culposamente el pasado y empezar a contarnos esperanzadamente el futuro.  

-----------
Algunos comentarios en lápiz, en los márgenes:
resulta increíble que los dispositivos opositores crean que si hacen un acto360, borran los bombos y las banderas y peinan a los asistentes, están haciendo un duranbarbismo  que los modernice.

El duranbarbismo, muchachos, es mucho más que una puesta en escena. Si no lo entendés, es mejor que no lo ejerzas.

El duranbarbismo no opera sobre la estética de una puesta en escena, en un acto o en un almuerzo con Mirtha. El duranbarbismo opera sobre el marulo de la sociedad, proponiendo disyuntivas costo-económicas sencillas, aliviando tensiones, desdramatizando.  

Nada peor que jugar tu juego con la fórmula del contrario: pregúntenle a Zapatero en España y al PD en Italia qué les pasó cuando quisieron gobernar con recetas de derecha. Bueno, pregúntenlen si los encuentran.

Contradicto

Cartoneros de San Telmo