Encuesta: el retrato negativo del gobierno de Cambiemos es abrumador, hasta entre los que se dicen independientes

Apenas una de cada tres personas opinando bien del gobierno de Mauricio Macri, mientras que marca un récord negativo para el período ya que casi dos de cada tres argentinos opinan mal o muy mal.

Un reciente informe del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) remarca que la mayor preocupación de los argentinos es la situación económica del país.

Al respecto, Roberto Bacman, titular de dicha consultora, reveló algunas de las estadísticas y tendencias más importantes que expone el trabajo.

"La economía sigue siendo la mayor preocupación de los argentinos, prácticamente 7 de cada 10 personas. Y dentro de la economía, el principal componente es la inflación (con el 27%) y por primera vez aparece con el 25% la preocupación por los tarifazos de luz y gas y una tercera percepción que son los ingresos que no alcanzan para llegar a fin de mes. Es un combo explosivo que genera malhumor social", expresó el consultor.

Luego destacó que "para el 75% de los argentinos, el valor de las tarifas son excesivas e impagables, y el 65% cree que deberían bajar".

Bacman realiza una relación directa entre el resultado de este informe y la caída de imagen positiva del Gobierno y del Presidente Macri, y sostuvo que hoy "el 56% de los argentinos cree que este modelo económico lo está perjudicando".

Uno de los mayores impactos se da en la imagen de Macri. El 62,7 por ciento opina mal o muy mal del mandatario. Los números son record: es la más alta opinión negativa desde diciembre de 2015. Pero Bacman señala un elemento fundamental. Más de la mitad de los que se consideran independientes -no se ubican como oficialistas u opositores- ahora opinan mal del presidente, cuando hace unos pocos meses la mayoría de esos independientes opinaban bien o muy bien. Hay un viraje trascendente en esa franja que está en el medio y que suele definir elecciones.

Bacman explica que “cerca de ocho de cada diez argentinos consideran que la decisión del gobierno de recurrir al FMI para obtener un nuevo crédito stand-by es abiertamente negativa para el país. Un dato cuantitativo de tal magnitud nos podría eximir de cualquier comentario. Pero otras cuestiones asociadas agravan la percepción popular de este nuevo acercamiento con el Fondo. En primer lugar se debe tener en cuenta que la memoria colectiva se nutre de malos recuerdos de tiempos indeseados. Los tiempos de la hiperinflación y el fin del gobierno radical de Raúl Alfonsín y el abrupto final de la convertibilidad se asocian con la presencia del temido FMI. Y aquello que el gobierno trató de instalar como una tabla de salvación, hasta el momento es percibido como un salvavidas de plomo. Vale la pena observar con detenimiento lo que hay detrás de este rechazo: es casi masivo entre opositores e independientes, e incluye a tres de cada diez oficialistas”.

Un 68 por ciento dijo estar parcial o totalmente de acuerdo con la frase de que “el gobierno no es consciente de los problemas que vive la gente”. Sólo un 21 por ciento está en desacuerdo con que el gobierno esté viviendo ese desfase de la realidad.

Fuentes: Página12/Radio10/CadenaBA

Santiago Llamas

LA GENERACION SIGUIENTE