“El macrismo impidió que la Auditoría General de la Ciudad pueda auditar la tarifa técnica del subte”, denunció Cecilia Segura, presidenta de ese organismo

La Presidenta de la Auditoría General de la Ciudad; Cecilia Segura, denunció que “este año el macrismo volvió a bloquear que en la AGCBA se pueda auditar la Tarifa Técnica, que es la base sobre la que se calcula la tarifa al usuario. Tampoco se pudo incluir el plan de trabajo la nueva concesión del servicio de subte, y las obras de la Línea E y del Premetro”.

El boleto del subte no se queda atrás en la realidad de tarifazos a diestra y siniestra, con la que Cambiemos desangra al pueblo argentino: llegará a 21 pesos en mayo.

Pero el costo de la tarifa técnica de los subterráneos porteños, eje de la discusión en torno a los aumentos, sigue sin poder ser auditado por los organismos de control.

En este marco, la presidenta de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), Cecilia Segura, denunció que “este año el macrismo volvió a bloquear que la AGCBA pueda auditar la Tarifa Técnica". Lo hizo al participar de la Audiencia Pública por el aumento en la tarifa del subte, que se realizó en el Espacio Cultural Adán Buenos Aires ("una pantomima, un show de stand up", definió Claudio Dellecarbonara, metrodelegado de la línea B, a la audiencia).

“El aumento de la tarifa no es una política de transporte sino una política de ajuste fiscal. El objetivo que se busca es reducir los subsidios y trasladar el costo a los usuarios. El gobierno tomó esta decisión, pero con la inflación disparada como está no hay tarifazo que alcance. Entonces, se castiga a los usuarios para pagar los errores de la política económica”, advirtió la auditora.

Además, señaló que “entre 2012 y 2018 las tarifa se ajustaba cada 600 días. Desde agosto del año pasado, el subte ha subido, en promedio, cada 45 días. Es decir, que pasamos a una tarifa que aumenta casi mensualmente. Esto claramente está vinculado con la dinámica de la inflación y vuelve imposible para los usuarios calcular el costo del transporte, que cada vez impacta más en los bolsillos”.

Segura comparó que porteños y porteñas pagan “una tarifa por kilómetro similar a la de las principales ciudades del mundo. Con los nuevos aumentos, el subte de Buenos Aires es más caro que el de Tokio y Nueva York y apenas más barato que el de París y Madrid, sin embargo, el servicio es pésimo y en nada se parece al de esas ciudades”.

Santiago Llamas

LA GENERACION SIGUIENTE