“El Indio Solari es como mi vieja, atrae las desgracias”

Willy Crook, en una reciente nota, habló sobre el Indio Solari, Skay y su pasado en Los Redondos.



El 7 de junio Willy Crook se presentó en el Konex y en la previa al show fue entrevistado por la revista Rolling Stone. “No tengo miedo a la popularidad porque sé que mis temas nunca van a ser cantados en la cancha. Yo decidí esto que pasa, sabía que lo que hacía no era sumamente comercial, pero ya me asombra y estoy muy agradecido de poder vivir de eso. Conozco gente que es la verdadera dueña de mi música que curten su vida con ella, desde cirujanos, jardineros, amas de casa, gente que está al pedo en su casa. Además de que la usan en el mejor momento entre dos seres humanos: en el fragor de la pasión. Por eso me declaré el líder del fi-funk”, expresó el músico.

A fines de 2016, Crook comentó que “una cosa que me cansaba mucho de Patricio Rey es que todos los temas eran con saxo”. Consultado por el periodista acerca de esta declaración, reveló el motivo de su alejamiento de Los Redondos. “Creo que me fui porque artísticamente había dado y recibido todo. Mis amigos me decían ‘eh, te fuiste ahora que empezaron a ganar plata’. Yo dormía donde podía y me iba caminando de Belgrano a Palermo con el ataúd en la mano para ensayar. Pero me bajé porque necesitaba hacer lo mío. Sabía que se ganaba mucha guita, pero Patricio Rey hubiera dicho que yo era un grasa si me quedaba por la moneda. Cuando me fui se pagaban 300 dólares. Ahí aprendí esa filosofía de ‘no hagas nada por un billete’. Hasta Grinbank nos había venido a ver en ese momento”.


El referente local del funk también se refirió a cómo afectó la popularidad de los 90 a los integrantes de Los Redondos. “Para el Indio puede ser eso. Para Skay, no tanto. Lo he tenido al lado y venían a decirme a mí ‘eeeh, ¿cuándo vuelven los Redondos?’. Y yo les digo ‘yo con esa gente no me siento ni a tomar algo’, y lo tengo al lado. Skay es formidable. Al Indio, como tiene miedo, sí le toca. Es como mi vieja: atrae las desgracias”, afirmó.

Además, agregó que “él es hipocondríaco, así que le gusta este tipo de enfermedades, je. Espero que algún día vuelva el bueno de Carlos. No entiendo en qué anda. Yo aprendí miles de cosas de él: tenía 18 años cuando entré. Toda la filosofía que mantengo en mi banda es porque hay un jefe ficticio y yo voy a hacer lo que quiera pero hay un jefe. Es un argumento para que cumplas con tus propios instintos de salir para arriba. Patricio Rey fue el tipo que, sin existir, más me enseñó. Pero los portavoces eran Skay, Poli y el Indio. Hermanos mayores, así los considero. Ahora lo que no entiendo es su separación. Yo lo conozco a Skay y no está en su naturaleza eso. Sé que Carlos la pasa bien. Espero que sea grato para él. Yo no disfrutaría mucho sin mi compañero de toda la vida. Me parece muy extraño. Skay no está mal predispuesto. Una parte siempre cede. A Carlos le va bien y qué sé yo. Yo lo recuerdo como un tipo muy diferente”.

Oaky

Baires Rock - Todo el rock sonando para vos