El Dr. Piccafecces en la era del 4G

EL DOCTOR PICCAFECES, de Alfredo Grondona White
Es un abogado argentino cuyo lema es "yo no sirvo a la justicia; la justicia me sirve a mí". Letrado siempre dispuesto, leguleyo inquieto, picapleitos feroz, está siempre preocupado por hacer dinero de cualquier manera. Sin métodos ortodoxos, y acompañado por dos secretarias non sanctas (Molita y Aladelta), este abogado hace negocios berretísimos y rentables, en maniobras generalmente cortas y exitosas. Al final de cada tira no se arrepiente de nada, y, con una bolsa llena de dinero, les dice a las dos mujeres: “chicas, armemos las valijas”, y se va con ellas a disfrutar las ganancias. Fue publicado originalmente en la revista "Humor" desde fines de 1980.

Quienes tenemos algunos años, y leíamos la revista Humor, recordamos al genio de Alfredo Grondona White y aquel personaje Piccafeces, un abogado inescrupuloso a quien apelamos en un post hace bastante tiempo (ver acá)

Me consta que los que pergeñaron aquella maniobra, cazaron varios bobos, como buenos émulos del personaje de ficción, y embolsaron unos cuantos "verdolagas"....

Según me ha llegado, ahora andan pergeñando una nueva maniobra, a la que no serían ajenos algunos destacados integrantes de nuestra alicaída "Justicia".

Los encarcelamientos "preventivos" sin ninguna base jurídica que los sustente, son la "manyanza" (o ceba que se arroja al agua para atraer a los peces, y ponerlos al alcance el anzuelo del pícaro pescador). Los incautos caen, y se despachan a gusto, con nombre, apellido, domicilio y profesión, a través de las redes sociales, haciéndose eco de las mas disparatadas versiones, o agregando las propias, dando por sentado el "serrobarontodoserrobaron", y vaciando con su firma e IP a traves de las redes todo el odio que les han ido inculcando, sin advertir que una cosa es jetonear en el club del pueblo, y otra muy distinta hacerlo por escrito y firmarlo...

Ahora bien; de producirse el sobreseimiento de los imputados (cosa previsible dada la insustentabilidad y falta de pruebas necesarias en la enorme mayoría de las causas) habrán cometido el delito de calumnias e injurias. Y allí los émulos de Piccafecces, aparecerán, como "amicus curiae" denunciando el delito, que tiene penas monetarias bastante respetables. Y que obviamente engordarán en sus demandas (es sabido que cuando se entabla una demanda siempre se pide mucho mas por las dudas...) Como tambien "por las dudas" se traban embargos preventivos sobre los bienes de los demandados. Embargos que generalmente no son comunicados y aparecen cuando el incauto pretende vender algun bien registrable.

Y alli es cuando comienzan a ver que no les salió gratis el asunto, y deben concurrir "al pie". Ya pasó en la anterior oportunidad, y no veo porque no vaya a suceder en esta. Los muchachos tienen paciencia y saben esperar, como avezados pescadores.

Va a ser divertido, porque repetir ciegamente lo que diga Jorge Lanata o Elisa Carrió, y repiten y amplifican los trolls a sueldo de marcos Peña puede tener su costo (ojo, en dólares).

¡¡¡Feliz 2018!!!!

Antonio (el Mayolero)

Manuel

El Fusilado