Dramatismo, euforia y sufrimiento...

Es urgente salir de "La Casa de papel"



MARIANO KESTELBOIM
Economista. Profesor en la Universidad Nacional de Avellaneda

Con una adrenalina parecida a la de cualquiera de las series furor de los últimos tiempos, vivimos recientemente la angustia de estar expuestos a la liberalización de la economía nacional. El "súper martes" hizo las veces del último episodio de una temporada, pero no fue el final de la serie. Ya empezó una nueva y seguramente tendrá un desenlace más dramático aun. El modelo nos asegura dramatismo, euforia y sufrimiento.