Divididos, haciendo cosas raras


El sábado 25 de agosto la banda de Ricardo Mollo y Diego Arnedo renuevan su relación con La Falda. Aquí un repaso por sus anteriores visitas a esta ciudad y un adelanto de lo que se viene.

FECHAS PRÓXIMAS

Por Néstor Pousa

Hubo dos momentos en que los caminos de Divididos y La Falda, ciudad serrana e irremediablemente rockera, coincidieron. Dos instantes separados por 24 años uno del otro. Casi dos décadas y media en que Ricardo Mollo y Diego Arnedo pasaron de ser dos ex Sumo con nuevo proyecto a una de las bandas con más prestigio y respeto de la escena nacional. En la previa de una nueva visita, la que se concretará el próximo viernes 25 de agosto en el Auditorio Municipal, repasamos aquellos dos momentos y adelantamos el que viene.

Viernes 7 de febrero de 1992. Mario Luna revolvía entre los escombros del ciclo que había creado en 1980, para intentar reconstruir su Festival Argentino de Música Contemporánea de La Falda. Tras cinco años de una forzada interrupción luego de diferentes producciones que no habían logrado dar en la tecla, Luna ordenaba una grilla esencialmente rockera para volver a darle vida al mito e instalarse definitivamente en la historia. Ratones Paranoicos, Attaque ‘77, Los 7 Delfines, La Guardia del Fuego, Fabi Cantilo, Spinetta, Baglietto, Patricia Sosa, Nito Mestre, Rata Blanca, Los Violadores y los cordobeses Proceso a Ricutti, entre otros, eran los nombres centrales para llevar a buen puerto esta nueva gesta. Y entre esos nombres célebres aparecía por primera vez Divididos. Ricardo Mollo (en guitarra y voz) y Diego Arnedo (en bajo y voz) habían  delineado un formato de banda y un sonido que no se asemejara en nada a Sumo, estos ya habían dejado su legado tras la muerte de Luca Prodan y ellos preferían despegarse de referencias obvias. Entonces con Federico Gil Solá en la batería animaban un power trío de estilo demoledor. Los temas clave de esa noche: El 38, Sábado, Ala delta, Cielito lindo (canción popular de mexicana), Voodoo Chile (Jimi Hendrix cover) y Mejor no hablar de ciertas cosas (Sumo cover). Fueron la consagración de aquella edición.

Sábado 26 de marzo de 2016. Fue para el fin de semana súper largo de Semana Santa, téngase en cuenta este dato. Habían pasado 24 años de aquella actuación consagratoria y Divididos regresaba al domo faldense como una banda definitivamente consolidada en el olimpo del rock argentino, con un sello distintivo en su sonido, una enorme contundencia en sus performances en vivo, pero también conocen de matices estilísticos sensibles que están expuestos en su obra discográfica.
Los responsables de esta nueva visita fue la productora cordobesa XL Abasto, manejada por el faldense Matías Cibin. En esa ocasión no hubo banda soporte, ni ningún tipo de previa de parte del trío que hace del hermetismo un culto y sólo ofrece entrevistas o conferencias de prensa, con y cuando ellos lo disponen.  “Después de 26 años volvemos a La Falda”, saludaba desde el escenario un Ricardo Mollo al que le fallaron los cálculos o tal vez la memoria. Lo que siguió fue una clara manifestación de porque tienen bien puesto el alias de aplanadora del rock.Una larga lista de 26 canciones en la que se destacaron como momentos claves: Haciendo cosas raras, Salir a asustar, Sábado, Spaghetti del rock, Par mil, El arriero (A. Yupanqui), Amapola del 66, Crua-Chan (cover de Sumo con Superman Troglio en la batería) y el infaltable cierre con Ala delta y El 38.

El sábado 25 de agosto de 2018 será la tercera visita de Divididos a La Falda, siempre en el mismo escenario, y esta vez su llegada está contextualizada con los festejos por los primeros 30 años de carrera del grupo. Una parte de esta celebración es la gira nacional que ya comenzó por diferentes plazas y con distintos formatos, los clásicos conciertos en grandes espacios con la gente de pie, y otros también eléctricos pero con butacas y el público cómodamente sentado.
Se encuentran trabajando también en la regrabación y relanzamiento de 40 dibujos ahí en el piso, disco inaugural del trío, originalmente publicado en 1989.
Como adelanto están disponibles en plataformas digitales las nuevas versiones de La Foca, un instrumental al que le agregaron letra y desde ahora se llama Caballos de la noche. El segundo anticipo del disco que pronto verá la luz en formato físico, es el video de Haciendo cosas raras, elegida como leit motiv de la gira y del festejo.

Néstor Pousa

Prensa Rock