De la manta corta de 2015 a la intemperie de 2018. Tristes asimetrías de la Argentina actual.

La asimetría que imprime Cambiemos en la Argentina es la más brusca desde 2002. Es notable: mientras desregulan la cuenta capital y los bancos ganan 121% más en 2018[i], impiden y reprimen a los productores rurales hacer otro feriazo en Constitución (15 de febrero de 2019), espacio de reclamo en el que venden fruta. A unos flexibilizan para que puedan hacer el negocio que quieran, fugando divisas en niveles récord desde 2003, y a otros reprimen. Las dos caras de la misma moneda.

Débiles con los poderosos.

Esto también queda claro cuando se miran algunos números que hacen al acumulado de 2018.
En el gráfico que acompaña este artículo se puede observar que mientras los bancos ganaron en el acumulado de 2018, 121% en relación a todo 2017, los salarios registrados privados, el salario mínimo y las jubilaciones variaron por debajo de la inflación, indicando pérdida real de poder de compra, lo cual se potencia para los sectores que más se alejan hacia abajo del promedio, ya que la inflación es más fuerte en los deciles más pobres.

En el caso de los bancos privados extranjeros, un recorte del total de bancos, esa ganancia sube, en relación a 2017, 150%. Con lo cual, dentro del sector ganador de la economía argentina, queda demostrado que se elige al menos vinculado con el entramado productivo del país. Sobre llovido, mojado.

Esto ocurre mientras el Estado destina cada vez más recursos a pagar intereses (en términos reales) y menos a hacer obras (en términos nominales, y por tanto en reales). Las obras son amores, y esto abre una duda muy grande respecto de cómo van a manejar el año electoral. Algo del mal llamado populismo deberán hacer si quieren sostener el poder.





 Seguir leyendo acá.



[i] Según el Informe de Bancos, del mes de diciembre de 2018, producido por el BCRA.

Hérnan Herrera

Hache