CRITICA | Los Archivos del Pentágono


Hace ya dos años que Spotlight (Tom McCarthy, 2015) se alzó con el Oscar a Mejor Película a pesar de que entre los aspirantes figuraban obras tan meritorias - e infinitamente superiores - como Room (Lenny Abrahamson, 2015) o The Revenant (Alejandro G. Iñárritu, 2015), y por muy injusta que me pareciese esta victoria, reconozco que el panorama sociopolítico de aquel año pedía a gritos el triunfo de un filme centrado en los escándalos de abusos a menores por parte del colectivo sacerdotal del estado de Massachusetts. Así que, no por ser mejor sino por relevante, la cinta protagonizada por Mark Ruffalo y Michael Keaton ganó. Pero - repito - no necesitó ser la mejor película del año, sino la más relevante.

Este año, en pleno comienzo de la carrera hacia los Oscar, la crítica mostró su entusiasmo por Los Archivos del Pentágono (Steven Spielberg, 2017) y, eventualmente, el filme recibió su correspondiente nominación. Sin embargo, y aunque lo nuevo de Spielberg cuente con todos los ingredientes de una sólida candidata a la estatuilla, la película se ha edificado sobre unos cimientos que no son igual de sólidos - o populares - que los de otras aspirantes. Así que, aunque su estreno haya coincidido con el auge de los populismos y la mayor conciencia social sobre lo importante que es la transparencia de las administraciones presidenciales, en esta ocasión el Rey Midas de Hollywood ha llegado tarde porque, en plena jornada de votación, hay otros asuntos encima de la mesa que parecen ser más importantes. 

La película, que incide en cómo la prensa americana consiguió destapar - documentos de alto secreto mediante - aspectos confidenciales sobre el papel de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam, no sólo desborda calidad cinematográfica (su dirección es intachable, el guión está cuidadísimo y - entre otras muchas cosas - su ambientación y diseño de producción son excelentes), sino que además está protagonizada por dos titanes de la interpretación (Streep y Hanks) que, una vez más, dan un valor incalculable a cada uno de sus minutos. Sin embargo, a pesar de todas sus virtudes y de su evidente - pero quizás tardía - relevancia, Los Archivos del Pentágono debe hacer frente a otros gigantes audiovisuales que sin duda la posicionan como una de las aspirantes al Oscar con menos posibilidades a salir premiada. Y esto no deja de ser una lástima, porque para un mero cinéfilo como yo, Los Archivos del Pentágono le da mil y una vueltas a filmes premiados en el pasado como - por ejemplo - Spotlight, pero así es la Academia. Y Spielberg lo sabe.


Jerry
Imagen vía Screenrant

Jerry F.

Malditas criticas de cine