CLASICOS DISNEY | Pinocho (1940)


Cuando un clásico Disney empieza, todos aguardamos con curiosidad su secuencia introductoria. Aquellos segundos protagonizados por el castillo sobre el que flota una estela luminosa a veces atribuida al personaje de Campanilla, no sólo se ha convertido en un sello de identidad para la compañía, sino en una necesidad para todos aquellos seguidores que se llevaron las manos a la cabeza cuando, hace unos años, su encabezado pasó de ser "Walt Disney Pictures" a aquel simple y austero "Disney".

Y es que, cuando parecía que no podría haber mayor novedad que aquel cambio a formato digital, se nos sorprendió con una bandera pirata ondeando en su torre más alta, con árboles de espinos rodeando sus murallas y con incluso la sustitución del castillo original por uno que jamás habíamos visto antes. Era inevitable: el paso del tiempo estaba dejando su huella en una secuencia que, eso sí, siempre se veía acompañada por la misma melodía: When You Wish Upon A Star, pieza que precisamente marca el comienzo de Pinocho (1940), uno de los clásicos Disney más famosos de toda la trayectoria de la compañía.

A pesar de su actual popularidad, la historia de Pinocho es una historia triste. Además de que su estreno no podría ser calificado como exitoso (no olvidemos que tuvo que yacer bajo la sombra de la revolucionaria Blancanieves y los Siete Enanitos, estrenada dos años antes), con el paso del tiempo pocos han sido los que han sabido atribuir al segundo clásico de esta compañía el mérito que realmente se merece, una postura de la que sólo han huido los profesionales de la industria, que sí han defendido la valía del filme y lo han llegado a alzar a la categoría de "la obra maestra de Disney".

Si bien es cierto que la influencia de la figura de aquella marioneta de madera que quería convertirse en un niño de verdad es innegable por aspectos tan variopintos como la presencia de una atracción dedicada a su película en los parques temáticos de la compañía, los cameos del protagonista en varios clásicos y su incondicional presencia en videojuegos como los de la serie Kingdom Hearts, el cuento de este muñeco de madera no ha sido capaz de ganarse los corazones de los niños. Pero es que, al final del día, por muy simpáticos que sean los protagonistas de una película, por mucha moraleja fácil de asimilar que tenga su historia, y por mucho colorido o canción divertida que haya en cada escena, si el tono general de la película no es lo suficientemente infantil, el público más pequeño no guardará un grato recuerdo del filme. Y aunque esto parezca una tragedia, en realidad lo que un desencuentro así favorece es que la experiencia de ver Pinocho en la edad adulta sea mucho más provechosa.

Tan provechosa que, al revisitar la película, ésta cautiva.

NOTA CURIOSA: a pesar de que a día de hoy Pinocho es considerada como uno de los grandes triunfos de la factoría Disney, a Walt siempre le pareció que la película había fracasado por su inicial batacazo en taquilla, que supuso pérdidas de hasta un millón de dólares para la compañía. Muy en contra de la percepción de aquel maestro - y del incuestionable desarraigo del público infantil - la crítica, con el paso del tiempo, la ha seguido aclamando hasta convertirla en la película Disney con mejor puntuación en la web de referencia Rotten Tomatoes, donde alcanza el 100% de acuerdo con una puntuación media de 9.1/10.

Jerry 
Imagen vía The Disney Wiki

Jerry F.

Malditas criticas de cine