Ciudades, canciones

Qué pasa en las calles de la ciudad. La otra.-radio del domingo pasado para escuchar clickeando acá 





Un programa de radio es un texto que enhebra diversas series de textos: conversaciones, canciones, cortinas musicales, avisos, noticias, silencios. En la emisión más reciente de La otra.-radio nos dedicamos, entre otras cosas, a escuchar canciones que hablan de ciudades. A cargo de cantantes de muy diversa procedencia, géneros y estilos, todos, por supuesto, como corresponde a La otra, muy buenos. Lo que en este post me interesó es extraer de esa combinación un hilo que a la vez construyera un relato diferente al propio programa de radio: las letras de las canciones. Aquellas cuyas versiones originales no están en castellano se publican con traducción propia. Leer estos textos de corrido es una experiencia distinta a escuchar el programa. Son dos textos. La elección de las canciones fue vagamente aleatoria, son canciones que me gustan de artistas que admiro y fui armando la lista por asociación libre. Al poner las letras una detrás de otra y separarlas de las músicas y de las voces de sus intérpretes, aparecen otras conexiones, un texto permanente que fluye por las ciudades como el agua por las zanjas. Lean:

Yo soy el mendigo de Dock Sud
vivo debajo del puente hormigón y soy feliz
hoy el sol brilla, 15 de mayo
y yo sentado al final del Riachuelo soy feliz
las palomas vuelan de fábrica en fábrica
el río de aceite parece contento
como el Mar Negro de mis libros de historia
yo conozco la historia del Dock Sud industrial
yo fui obrero
de la Shell
yo soy el mendigo del Dock Sud
y conozco el fin del Riachuelo
ahí dónde comienza el aceite estancado
y la civilización
yo soy el mendigo del Dock Sud
donde está la nafta y el petróleo
ahí están los ríos llenos de basura
volcándose hacia el mar
el mar forma erizado caminos mágicos
debajo del mar
el mar no canta su canto
hay cantares de mar
una mariposa blanca se ha posado
más blanca
oh
yo soy el mendigo, sí, del Dock Sud
y conozco el fin del Riachuelo
resplandecen al sol del planeta
montañas de dorado y negro.

En Montevideo hay poetas, poetas
poetas que sin bombos ni trompetas, trompetas
trompetas van saliendo de recónditos altillos, altillos
altillos de paredes de silencios, de redonda con puntillo
salen de agujeros mal tapados, tapados
tapados y proyectos no alcanzados, cansados
cansados que regresan en fantasmas de colores, colores
colores a pintarte las ojeras y pedirte que no llores
tienen ilusiones compartidas, partidas
partidas, pesadillas adheridas, heridas
heridas, cañerías de palabras confundidas, fundidas
fundidas a su triste paso lento por las calles y avenidas
no pretenden glorias ni laureles, laureles
laureles, sólo pasan a papeles, papeles
experiencias totalmente personales, zonales
zonales elementos muy parciales que juntados no son tales
hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse
cansarse sin tener miedo a plagiarse, plagiarse
plagiarse, nada de eso importa ya mientras escriban, escriban
escriban su manía, su locura, su neurosis obsesiva
andan por las calles los poetas, poetas
poetas como si fueran cometas, cometas
cometas en un denso cielo de metal fundido, fundido
fundido, impenetrable, desastroso, lamentable y aburrido
en Montevideo hay biromes, biromes
biromes desangradas en renglones, renglones
renglones de palabras retorciéndose confusas, confusas
con fusas en delgadas servilletas, como alcohólicas reclusas
andan por las calles escribiendo y viendo
y viendo lo que ven lo van diciendo y siendo
y siendo ellos poetas a la vez que se pasean, pasean
pasean, van contando lo que ven y lo que no lo fantasean
miran para el cielo los poetas, poetas
poetas como si fueran saetas, saetas
saetas arrojadas al espacio que un rodeo, rodeo
rodeo hiciera regresar para clavarlas en Montevideo.





Pedro vive en la vereda del Wilshire Hotel
mira a través de una ventana sin vidrio
las paredes de cartón, los pies tapados con diarios
el padre le pega porque él se cansó de mendigar
tiene nueve hermanos y hermanas que crió en su regazo
es difícil correr cuando un saco grande te golpea los muslos
Pedro sueña con ser grande y matar a su viejo
pero hay una leve chance de irse al boulevard
él va a terminar en el sucio boulevard
esta habitación cuesta dos mil dólares
¿podés creerlo, man? es cierto
en alguna parte un caballero está riéndose hasta mearse los pantalones
nadie acá sueña con ser doctor, abogado u otra cosa
ellos sueñan con dilear en el sucio boulevard
dame tu hambre, tu cansancio, tus pobres y los voy a mear
eso es lo que dice la estatua del fanatismo
tus pobres amontonados, dejalos morir
dejalos que se jodan y terminen en el sucio boulevard
que caigan en el sucio boulevard
afuera es noche brillante, hay ópera en el Lincoln Center
estrellas de cine llegan en limusinas
los reflectores alumbran la calle principal
un pibito parado cerca del tunel de Lincoln
vende rosas de plástico por una moneda
el tráfico es desviado hasta la calle 39
las putas de la tele llaman a los canas para un pete
ya de vuelta en Wilshire, Pedro se sienta a soñar
encontró un libro de magia en un tacho de basura
mira las fotos y observa su techo roto
contando hasta tres dice espero desaparecer
y volar lejos de este sucio boulevard


Creo que llegó el momento de hacer el cartel
quiere un nuevo habitante mi antiguo taller
vendo dice la ventana por fin se atrevió
cierro la puerta de un libro que otro escribió
fuerte abrazo mi árbol lo dejo de pie
ruego no te falte riego semilla que amé
mudo cargo los estuches muda mi canción
busco con mis instrumentos otra dirección
dejo distintos vecinos con todos traté
algo de lo que nos dimos conmigo traeré
creo que llegó el momento de hacer el cartel
quiere un nuevo habitante mi antiguo taller.

La ciudad de New York es el lugar más hot
para una luna de miel en una habitación de hotel
Nueva York es mi lugar favorito
porque conozco a mucha gente con cara dorada, uh
siempre es tarde en la noche cuando quiero salir
y la ciudad de Nueva York seguro que tiene los tipos más calientes
especialmente para mí, esto es verdad
es mi mejor momento cuando vos estás ahí
dulce, después del show, cuando estemos listos para irnos
vamos a la disco pero antes de llegar a la calle 7
vamos a otra disco, disco tras disco
y sacudimos el pelo para el disco rap
AM / PM, Pyramid, Roxy, Mudd Club, Danceteria
están abriendo abriendo un nuevo club
New York, New York
New York, New York
¡Sí!
New York tiene la regla más fascinante
cuando querés vivir en esta ciudad sólo tenés que ser un tonto, sí
vamos arriba, derecho a la cima, que se haga la luz
porque David Bowie va a estar esta noche en New York
produzco éxtasis en mi mundo, sé quién soy
y estoy dispuesta a decirle al mundo
soy una star en New York
en New York
no importa quién esté conmigo.

Buenos Aires, la reina del Plata
Buenos Aires, mi tierra querida
escuchá mi canción, que con ella va mi vida
en mis horas de fiebre y orgía
harto ya de placer y locura
yo pienso en ti, patria mía
para calmar mi amargura
noches porteñas bajo tu manto
dichas y llanto muy juntos van
risas y besos, farra corrida
todo se olvida con el champán
y a la salida de la milonga
se oye a una nena pidiendo pan
por algo es que en el gotán
siempre solloza una pena
al compás rezongón de los fuelles
un bacán a su mina la embrolla
y el llorar del violín va pintando el alma criolla
Buenos Aires, cual a una querida
si estás lejos, mejor hay que amarte
y decir toda la vida: antes morir que olvidarte
y decir toda la vida: antes morir que olvidarte.





Vía muerta, calle con asfalto siempre destrozado
tren de carga, el humo y el hollín están por todos lados
hoy llovió y todavía está nublado
sur y aceite, barriles en el barro, galpón abandonado
charco sucio, el agua va pudriendo un zapato olvidado
un camión interrumpe el triste descampado
luz que muere, la fábrica parece un duende de hormigón
y la grúa su lágrima de carga inclina sobre el dock
un amigo duerme cerca de un barco español
amanece, la avenida desierta pronto se agitará
y los obreros, fumando impacientes, a su trabajo van
sur, un trozo de este siglo, barrio industrial.

En Parque Patricios en la cuidad de Buenos Aires
existe un refugio para la gente que no tiene a nadie
vivir y morir en la calle, allí siempre fui feliz
vivir y morir en la calle, qué delirio sin ti
estás en el Club Calavera
en el refugio Monteagudo
te abrazan con el corazón
fui a cantar una noche con el piano y un cartel escrito con dolor decía
que la calle no es un buen lugar para vivir, mucho menos para morir
transmítelo, transmítelo
la belleza en la calle...
pelear, pelear es una guerra
pelear contra los nazis y los fachos de mierda
nacer, vivir, amar, morir, nadie entiende nada
tu deseo es mi alma
quiero vivir en la ciudad liberada
vivir y amar en la ciudad liberada
vivir y amar, que no nos importe nada
en la ciudad liberada
mis hermanos no la pasan bien
están buscando un lugar
una casa en donde poder vivir
vivir real, de verdad
un techo donde rezarle a Dios y tomar algo de sol
duele tanto un plato de comida
el hambre vive en el estómago
vivir y morir en la calle
amá, amá, ¿quién te frena?
amar el sol, el cielo, el vino y la primavera
amándonos salvajemente bajo esta estrella
que nos quema
quiero vivir en la ciudad liberada
donde el amor explote en todas las plazas
quiero vivir en la ciudad liberada
mi ciudad
liberada
quiero vivir en la ciudad liberada
donde a los pibes no les metan más balas
una ciudad de sexo desenfrenada
mi ciudad
liberada.

Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja
la catedral sumergida en su baño de tejas
tú me recuerdas las cosas, no sé, las ventanas
donde los cantores nocturnos cantaban amor a La Habana
esto no es una elegía ni es un romance ni un verso
más bien una acción de gracias
por darle a mis ansias razón para un beso
una modesta corona encontrada en la aurora
tú me recuerdas el mundo de un adolescente
un seminiño asustado mirando a la gente
un ángel interrogado, un sueño acosado,
la maldición, la blasfemia de un continente
y un poco de muerte
y un poco de muerte.

¿Querés venir conmigo por mi callejón?
¿querés venir conmigo al barrio del gueto?
verás a las personas que cierran sus puertas
mientras que los ladrones se ríen y roban
y los mendigos comen su comida de los tachos de basura
vidrios rotos por todas partes, es una escena de mierda
los asesinos acosan a los ciudadanos
al menos ellos tienen a la policía
los chicos juegan con coches oxidados
las llagas cubren sus manos
los políticos se ríen y se emborrachan con todos los reclamos
las familias ahora comen comida para perros
el hambre asecha por las calles
los bebés mueren antes de nacer, infectados por el dolor
algunos amigos dicen que deberíamos estar
agradecidos por lo que tenemos
decime: ¿vos estarías feliz en el barrio del gueto?

Alguna cosa acontece en mi corazón
solo cuando cruzo Ipiranga y avenida São João
es que cuando llegué aquí nada entendí
de la dura poesía concreta de tus esquinas
de la deselegancia discreta de tus chicas
todavía no existía para mí Rita Lee
tu más completa traducción
alguna cosa acontece en mi corazón
solo cuando cruzo Ipiranga y avenida São João
cuando te encaré frente a frente no vi mi propio rostro
dije de lo que vi qué mal gusto, mal gusto, mal gusto
es que Narciso encuentra feo lo que no es su espejo
y asusta a su mente lo que todavía no es viejo
fue un comienzo difícil, me alejo de lo que no conozco
y el que vende otro sueño de ciudad feliz aprende de prisa a llamarte real
porque sos lo opuesto de lo opuesto de lo opuesto de lo opuesto
del pueblo oprimido en las filas, en las villas, en las favelas
de la fuerza del dinero que yergue y destruye cosas bellas
del feo humo que sube apagando las estrellas
yo veo surgir tus poetas de campos y espacios
tus oficinas de bosques, tus dioses de lluvia.

El audio del programa tiene otras cosas: pueden escucharlo acá.

Oscar Cuervo

La otra