CHARLY GARCíA Y CARLOS VIVES, MUCHA ONDA, DE LA BUENA.

“Don Francisco Te Invita”  es un programa de entrevistas y variedades a él llegan cada domingo destacadas personalidades del mundo. En este marco; Mario Kreutzberger, mejor conocido como “Don Francisco”, sorprendió al cantante colombiano Carlos Vives. Es que la emisión del domingo pasado que giró en torno a su figura.Vives fue homenajeado haciendo un recorrido por su vida, su exitosa carrera musical, su pasión por el vallenato, su familia y sus amores. Entre las sorpresas que le prepararon se destacó un cálido mensaje que  Charly García le dedicó especialmente, lo cual emocionó al colombiano. “Hola Carlos, estoy acá en mi casa escuchando Superhéroes cantada por ti. Y bueno, gracias por difundirme; y aparte de eso, por tu buen gusto. Espero que algún día hagamos algo juntos”, le dijo el maestro  a Vives. Fanático del rock argentino, el 14 de marzo pasado, el interprete publicó un video en Instagram, donde se escuchaba “La máquina de ser feliz” junto a la leyenda: “Gracias Charly por todos estos años de música y de felicidad cada vez que nos enteramos de la noticia de un nuevo disco”.Tras ver el  video, con una gran sonrisa, Vives dijo: “Me quedé loco con el saludo de Charly. Nunca me imaginé que me fuera a decir eso. Gracias. En 1988 tuve la suerte de conocer a Charly personalmente. Fue a dar un concierto en Bogotá y lo perseguí, como un buen fan que soy, hasta que lo convencí de participar en la telenovela LP Loca Pasión. Allí, encarnaba a un músico. Y junto a Charly canté Yo no quiero volverme tan loco en un capítulo del culebrón”.


Fernando Samalea recuerda ésto último en un pasaje de su reciente  libro “Que es un Long Play” de la siguiente manera:
“Charly recibió una invitación para participar en una telenovela colombiana para público juvenil llamada Loca pasión, que utilizaba la canción 'Yo no quiero volverme tan loco” como cortina y normalmente incorporaba cameos de grupos musicales o solistas. La situación se presentó graciosa y García propuso que todos, y no solo él, apareciésemos en pantalla. Sería simple, sin tener que aprender ni una línea de texto. Ocuparíamos una mesa del lobby de nuestro hotel, luciendo gafas oscuras y con temple distante, portando vasos de whisky y cigarrillos humeantes en nuestras manos, premeditadamente temblorosas. Además, García tocaría un poco en el piano del hall y mantendría una charla bastante improvisada junto con los dos protagonistas, Carlos Vives y Marcela Agudelo.— ¡Charly! ¿Qué haces por Bogotá? Te hacía en Nueva York.— ¡Qué hacés, hermano! Acá estoy, me vine a tocar con los chicos, vení que te los presento...”

Una publicación compartida de Carlos Vives (@carlosvives) el

Hernán para Cinema Veritè

Liman

Charly García en Cinema Verite