A 10 años:"hijos de la 125"



En el año 2011  me visitaron desde la Universidad Nacional Autónoma de México , para tomar una perspectiva in situ que sirviera de constatación empírica a una tesis doctoral en sociología que tenía por objeto el estudio de la realidad política argenta en general y el kirchnerismo en particular.

Me comentaban sus autores que llegaron al país pensando que la ley de medios y el tema derechos humanos eran los ejes fundamentales del kirchnerismo y rápidamente , al tomar contacto con la militancia juvenil, habían cambiado su visión e incorporado como núcleo de sentido del kirchnerismo al conflicto desatado tras la resolución 125
No me sorprendió, les corroboré que era así. Ya había tomado nota de esto en la práctica y comprobado finalmente en el texto de Zabo en Kirchnerismo para armar condensado en la sí que célebre afirmación: Yo soy hijo de la 125
Sobre la construcción del sistema identitario del kirchnerismo, al eje constituído por las banderas históricas del justicialismo de soberanía política, libertad económica y justicia social, se agregan otros tres sobredeterminados por la historia reciente: Derechos Humanos, Ley de medios y El conflicto de la 125.
Los tres nuevos ejes , a su vez manifiestan también un notable feedback con el peronismo históricoen tanto fue víctima central del terrorismo de estado, se constituyó en fuerte confrontación histórica con los medios de difusión y bajo un permanente conflicto de base con "la oligarquía" del siglo pasado.
Pensamos de manera provisoria y modo conceptual -- en la realidad estos ejes se presentan siempre superpuestos -- y sin ninguna pretensión más que debatir del proceso de conformación identitaria del kirchnerismo , que el eje fundacionales de una Patria justa , libre y soberana da marco histórico general al proyecto e inscriben al kirchnerismo sin duda alguna en la tradición peronista, como una fase específica del despliegue histórico de la expertiencia populista .
Los restantes tres ejes , más contemporánes y específicos funcionan identitariamente, insisto sin excluirse en la práctica concreta , pero con un énfasis casi generacional.
  1. El eje derechos humanos : interpeló fundamentalmente a los mayores y dió encarnadura al componente setentista del kirchnerismo,
  2. La ley de medios a las generaciones intermedias , en especial a los vinculados a la comunicación, tan prioritaria en la sociedad actual y
  3. El conflicto de la 125 a los verdaderamente jóvenes , mega conflicto sobre el cual construyeron su identidad kirchnerista, en la adversidad, como suele desarrollarse los procesos identiarios entre los más jóvenes .
Al respecto del eje identitario de la resolución 125 , leemos:
Historia de un par de estudiantes en Rosario resistiendo al sentido común.
Claro, hoy es fácil. Ponerte la casaca del eternauta ya no pesa una tonelada, al menos no tanto. Pero hubo un tiempo en que eso no era así. Quiero contar la historia de dos amigos, y de paso también la mía, al respecto. Porque en Rosario hace tres años, en 2008, hubo dos muchachos que dieron grandes batallas, no contra Clarín ni contra Monsanto, sino contra adversarios proporcionalmente mucho más poderosos en sus respectivas realidades: amigos, familiares y conocidos.
Es que la 125 traslució un clivaje del cual no queríamos hacernos cargo. Antes teníamos simpatía por el Gobierno por su accionar en lo que a los Derechos Humanos respectaba, pero criticábamos el hecho de que no fuesen a fondo contra la estructura económica neoliberal. Nos creíamos marxistas, pero éramos más ingenuos que otra cosa. Y ahí se nos presentó la desnuda realidad: el Gobierno yendo por la renta extraordinaria y los grupos concentrados de poder económico minando la gobernabilidad de una presidenta electa hacía tan solo cinco meses.
Rosario estaba desabastecido. Todavía recuerdo a una mujer con su hijo quebrarse ante una góndola de leche vacía y ver por la televisión que se la derramaba en las rutas. Y ahí cambió todo, ¿qué hubiese hecho cualquier persona bien nacida ante semejante atropello? Pero el cambio fue lento. Era muy difícil Rosario para alguien como nosotros en ese entonces. Habíamos elegido el peor momento y lugar para ser kirchnerista. Créanme, no tuvo nada de oportuno nuestro giro intelectual.
Nos juntábamos casi en secreto y hablábamos en voz baja con respecto a la 125...
Completo acá.

Artemio López

Ramble Tamble