Pablo Méndez, director de la web de reseñas 'Solo tempestad'
Aproximadamente, ¿cuántos libros leíste en el año?
Si tengo en cuenta los que leí para reseñar (dieciocho libros) y los que leí fuera de cualquier obligación profesional, más o menos, treinta libros en total.

¿Cuáles son tus libros o lecturas preferidas de este año?

Voy a obviar a libros que de antemano se sabía que iban a causar repercusión (el de Mariana Enriquez o el de María Moreno) o el boom de “Stoner”. Voy a elegir a aquellos que me impactaron y que estuvieron fuera de los grandes suplementos literarios o de manera solapada. “El Río” de Débora Mundani que sin quererlo está formando una posible e inconsciente  trilogía perfecta (para que esto suceda tenemos que esperar a su próxima novela); “Como si existiese el perdón” de Mariana Travacio que desplegó una poética sutil y bella en una historia llena de hombres donde la fuerza y el carácter son los protagonistas (no puedo sacarme de la cabeza la bella metáfora “la lluvia caía lacia”, hasta podría hacerme una remera con esa oración); “Dispersión” de Juan Rapacioli: Juan es un poeta de la vieja guardia a pesar de ser muy joven, construye los poemas con una impronta clásica a los que impregna de una mirada muy aguda; “New Pompei” de Horacio Convertini que si bien es del 2015 lo leí este año, un libro que rompe estereotipos en la novela negra, sería un guión ideal para una película de Gus Van Sant; “Mil galletitas” de Diego Tomasi: es recurrente leer o escuchar “este libro es hermoso” cuando terminamos un libro que nos gustó , y no siempre es el mejor calificativo para expresar nuestra satisfacción como lectores, pero “Mil galletitas” sin dudas debería estar en lo más alto de un ranking de libros bellos; “Interestatal” de Stephen Dixon, un verdadero desconocido en nuestras pampas hasta que Eterna Cadencia comenzó a editarlo en el país, para definirlo se me ocurre una metáfora futbolera: todos escriben bien, Dixon hace algo distinto, es el jugador que mete un pase gol de caño al estilo Bochini; y “La intimidad inofensiva” de Tamara Kamenszain: un libro indispensable que analiza la poesía y la narrativa actual a partir de los límites que borra el YO a partir de las operatorias narrativas en las redes sociales, lo que comúnmente se llama “literatura del yo” que creo debería diferenciarse de la literatura en primera persona, que es otra cosa.

¿Cuáles son tus autores preferidos?
Difícil. Son tantos. Va una lista más emocional que racional, bien caótica: Bolaño porque construye universos dentro de universos, Capote porque tiene uno de los mejores comienzos de la literatura, Mailer, Walsh, Salvador Benesdra porque escribió uno de los dos mejores libros de los últimos veinticinco años, Jorge Barón Biza porque escribió el otro mejor libro de los últimos veinticinco años, Osvaldo Lamborghini, Robert Walser, John Fante, Jorge Di Paola, Héctor Libertella.

¿Cuáles son los diez libros que todos deberíamos leer?
Voy a nombrar diez libros de autores nacionales y actuales. Ya todos sabemos que hay que leer a Shakespeare, El Quijote, Kafka, Borges, Fogwill o Laiseca.
Protocolos naturales, de Yamila Bêgné Me verás volver, de Celso LunghiBatán, de Debora MundaniMi libro enterrado, de Mauro LibertellaHotaru, de Martín SanciaLa ira del curupí, de Diego MeretPlacebo, de José María BrindisiOpendoor, de Iosi HavilioLa virgen Cabeza, de Gabriela Cabezón CámaraGlaxo, de Hernán Ronsino.

¿Cuál es el libro clásico que no leíste y que te jurás leer algún día?
“La Montaña Mágica”, de Thomas Mann. Siempre hay algún motivo superficial para que no la comience. Sea una nueva serie de Netflix o buscar videos perdidos de Radiohead en Youtube.

¿Cuál es el libro, considerado “canónico” que no pudiste disfrutar o dicho más fácilmente, que no te gustó?
Ulises, de James Joyce. Para mí, la vanguardia comenzó con Felisberto Hernández. Es muy difícil abordar un libro que pretende crear un mapa total de una cabeza de una generación tan lejana. Hoy la vanguardia es un libro bien escrito de cien páginas, si es de una editorial independiente, mejor.
 -------------------
Pablo Méndez estudió de todo: periodismo, letras, cine y música. Docente de la carrera de Ciencias de la Comunicación (UBA) e investigador del Instituto Gino Germani. Dicta talleres de escritura, de Periodismo especializado en música rock y un Seminario de rock y literatura. Trabajó en medios audiovisuales, en Radio América como columnista de rock en el programa “Acaricia mi ensueño” y de literatura en el programa “América No Duerme”, y escribió en Ultrabrit, Artezeta, Ruleta China, Revista Aglaura y Revista Loop. Participó en la Antología 'Sangre Fría', Colección Pelos de Punta de cuentos de terror. Organiza el ciclo de lectura 'Poesía a la Parrilla' en la librería y editorial Notanpüan. Es director de la web de reseñas de libros Solo Tempestad
http://www.solotempestad.com/