Keith Moon fue uno de los bateristas de la banda británica The Who. Con todo el legado musical que dejó, puedo afirmar con seguridad que se trata del baterista más importante que la banda de Pete Townshed tuvo. Es uno de los bateristas más asombrosos del siglo pasado. Es considerado por la revista Rolling Stone como el segundo mejor baterista de la historia. Tiene un estilo muy especial para tocar. Una diferencia que distingue a Moon es la “facilidad” con la que toca. Parecía que no hacía el menor esfuerzo por tocar los tambores, como si nunca hubiera tocado al 100%.


Del Gorham Hotel, en Nueva York. El escusado fue asesinado en 1968.
Del Gorsham Hotel, en Nueva York.

El escusado fue asesinado en 1968.
Nació el 23 de agosto de 1946 y murió el 7 de septiembre de 1978 a los 32 años debido a una sobredosis de somníferos, administrados para ayudarlo a superar su profundo alcoholismo. De pequeño era muy hiperactivo. Los profesores de su natal Wembley, Inglaterra, consideraban que tenía un talento musical oculto. Ingresó a la banda de la escuela donde tuvo su primer encuentro con la música. Trabajó como asistente en varios estudios para ganar dinero y comprar su batería, el instrumento perfecto: golpear, golpear y golpear.
Entre los diferentes intereses de Keith Moon estaban los explosivos. Esto se reflejaría más cuando tuviera la oportunidad y la posición económica para destruir cuanto quisiera, como cuartos de hotel, por ejemplo. Keith Moon no sólo se convirtió en un ícono de la destrucción por sus famosas destrucciones en el escenario, también por aniquilar los cuartos de hotel donde se hospedaba cuando los Who andaban de gira.
Acá a la derecha una foto del baño que explotó Keit Moon en un hotel de Nueva York, lo percutió , como al kit de batería que en 1967 hizo detonar por sorpresa en el estudio de TV, como se ve en el video de apertura

El blues y el jazz invadieron la mente del pequeño Moon. Uno de sus grandes ídolos fue Gene Krupa, baterista que influyó a Bill Ward. Tampoco es para sorprenderse pues Krupa debe ser uno de los bateristas más importantes del siglo XX. Para muestra acá un video: Otra gran banda que escuchaba mucho Keith Moon eran los Beach Boys. De hecho, en varias entrevistas declaró, ya consagrado con los Who, que si los Beach Boys le proponían unirse a la banda, no dudaría en abandonar a Daltrey, Entwistle y Townshed.
Moon logró un estilo propio . Era un baterista que detestaba los solos de sus contemporáneos, entre ellos Ginger Baker (Cream) y John Bonham (Led Zeppelin). Es difícil encontrar solos de bateria de Keith Moon, sólo un par en el estudio. Lo realmente impresionante es que a veces no le alcanzaban los tambores y usaba más de 10. En un principio tenía problemas con los Who porque parecía que perdía el tiempo de la canción. Con el pasó de los años y la práctica, logró limpiar sus percusiones para ser más efusivo en los compases. La mejor manera de notar esto es en el álbum Quadrophenia y en Who’s Next, donde el estilo y técnica de Moon llegan a su perfección.
La mejor manera de describir el único e increíble estilo de Moon es escuchando sus canciones. Aquí algunas piezas clave, unas por sus grandes y rápidos remates; otras por la forma en que marca perfectamente los compases, es decir, nunca pierde el tiempo ni el ritmo, y entre cada inicio de compás: Moon llena de remates el pentagrama.
De lo más básico de los Who: un tiempo perfectamente llevado, jugando con los platillos Who are you?:


Young man blues, un cover de una canción de jazz. Fragmento de la mejor presentación que los Who dieron (después, quizá, del Pop Monterrey Festival):


The real me, de su ópera rock, Quadrophenia…  Moon genial. 


Substitute, de las primeras canciones de los Who. Una casi típica canción mediana de los Beatles tempranos , sólo que con un súper baterista. De todos los instrumentos, la batería es la que distingue a la canción, que bien podría pasar como tema del dúo Lennon/McCartney o de los Monkeys:
Por supuesto, una de las cumbres de Moon: Won’t get fooled again