28 / 05 / 101

Historia del Fusilamiento de José Léon Suarez en 1956 por la Revolución Fusiladora

,

Los fusilamientos del 9 de Junio de 1956 son, en los hechos, el acta fundacional de la violencia argentina de la última mitad del siglo XX. Hay quienes dicen que comparten esa triste condición con el bombardeo de 1955 en Plaza de Mayo, a plena luz del día y sobre la población civil. Puede ser.

Hombres indefensos, sin acusación, sin juicio y sin condena, fueron fusilados en los basurales de León Suárez en forma clandestina. Un general de la Nación y otros altos jefes militares fueron también fusilados en la cárcel de Las Heras. Nunca nadie se había atrevido a tanto.

Hoy, mirando aquellos hechos a la luz de los que sucedieron décadas más tarde, sabemos que todo tiene un principio. El lamentable comienzo de la lucha sangrienta entre hermanos cuando no se respeta la voluntad del pueblo.

Decía el General Perón: “La fuerza es el derecho de las bestias”. Es la mejor expresión para calificar a quienes masacraron a civiles indefensos y fusilaron a patriotas.

“El peronismo se ha llenado de mártires y entre ellos no hay un solo hombre que, como nuestros enemigos, pueda ser tildado de asesino con fundamento, como podemos llamarlos a ellos con razón. La sangre generosa de estos compañeros caídos por la infamia “libertadora” será siempre el pedestal de Abel, que los seguirá hasta su tumba, llenándolos de remordimiento y de vergüenza”

Juan Domingo Perón
“La fuerza es el derecho de las Bestias”

Los fusilamientos (asesinatos) de junio 1956

Está de más dicho que el gobierno de Aramburu estaba al tanto de la iniciativa golpista del General Valle, y la “dejó correr”, para así poder dar una contundente respuesta a una insurrección que pintaba como peligrosa, por que involucraba Pueblo y Ejército. Pero, ¿por qué tanta saña?

Los golpistas de 1955 habían sido la Marina de Guerra, casi en su totalidad, y un sector del Ejército. Como les hubiera sido difícil lograr consenso si se presentaban con el programa de entrega de Patrimonio Social, corte de conquistas obreras, subordinación a las multinacionales y largo etcétera, buscaron y encontraron un general nacionalista, católico, que en sus primeros mensajes habló de la ausencia de “vencedores y vencidos”, y prometió mantener las los logros sociales alcanzados. Por eso, Leonardi duró escaso mes y medio.

Luego, había que depurar el Ejército y de paso, dar un claro mensaje a los sectores populares que intentaban resistir la avanzada del Gran Capital. Por eso los fusilamientos. Por eso fueron hechos de cualquier manera: con pompa militar o sin ella, contra un paredón o contra una pila de basura, en un cuartel, en una comisaría o a cielo abierto. De cara a los verdugos o incitándolos a la huida, para luego balearlos por la espalda.

En la lista de asesinados vamos a encontrar nombres de generales, coroneles, mayores y tenientes, pero también un cabo músico, un suboficial de maestranza. Y también: ferroviarios, metalúrgicos, un policía retirado por asco a su institución, empleados.

La noche del 12 de junio, el General Aramburu se fue a dormir, negándose a recibir a Susana, la hija de Valle, que venía a pedir por la vida de su padre. Olvidando (¿olvidando?) que había obtenido su grado por intervención directa ante el Comandante en Jefe –Perón- del hombre que iba a asesinar, porque sus mediocres calificaciones no daban para el ascenso.

El General se fue a dormir. Había dado un paso importante para restituir al Ejército en el camino de las glorias pasadas: la campaña al desierto, los fusilamientos en la Patagonia, la intervención contra Irigoyen. También –pero no lo sabía- lo estaba preparando para las andanzas futuras: la intervención en el poder político, la entrega, la represión, la “seguridad nacional” fronteras adentro, el asesinato solapado.

En términos militares, había instaurado una doctrina. Veinte años después, otro General, tan mediocre como él- la seguiría a rajatabla, al negarse a intervenir ante el secuestro de dos monjas que habían cuidado a su hijo oligofrénico.

Lista de los muertos por la Revolución Fusiladora

Asesinados en Lanús, simulando fusilamiento
10 de Junio de 1956

• Tte. Coronel José Albino Yrigoyen,
• Capitán Jorge Miguel Costales,
• Dante Hipólito Lugo,
• Clemente Braulio Ros,
• Norberto Ros y
• Osvaldo Alberto Albedro.

Asesinados en los basurales de José León Suárez, disparando por la espalda
10 de junio de 1956

• Carlos Lizaso,
• Nicolás Carranza,
• Francisco Garibotti,
• Vicente Rodríguez y
• Mario Brión

Muertos por la represión en La Plata 10 de junio de 1956

• Carlos Irigoyen,
• Ramón R. Videla y
• Rolando Zanetta.

Fusilados en La Plata 11 y 12 de junio de 1956

• Teniente Coronel Oscar Lorenzo Cogorno,
• Subteniente de Reserva Alberto Abadie

Fusilados en Campo de Mayo 11 de junio de 1956

• Coronel Eduardo Alcibíades Cortines,
• Capitán Néstor Dardo Cano,
• Coronel Ricardo Salomón Ibazeta,
• Capitán Eloy Luis Caro,
• Teniente Primero Jorge Leopoldo Noriega y
• Teniente Primero Maestro de Banda de la Escuela de
• Suboficial Néstor Marcelo Videla

Asesinados en la Escuela de Mecánica del Ejercito 11 de junio de 1956

• Sub Oficial Principal Ernesto Gareca;
• Sub Oficial Principal Miguel Ángel Paolini;
• Cabo Músico José Miguel Rodríguez;
• Sargento Hugo Eladio Quiroga.

Ametrallado en el Automóvil Club Argentino 11 de junio de 1956
(falleció el 13 de junio de 1956 en el Hospital Fernández)

• Miguel Ángel Maurino

Fusilados en la Penitenciaria Nacional de la Av. Las Heras 11 de junio de 1956

• Sargento ayudante Isauro Costa
• Sargento carpintero Luis Pugnetti y
• Sargento músico Luciano Isaías Rojas

Fusilado en la Penitenciaria Nacional de la Av.Las Heras 12 de junio de 1956

• Gral. De División Juan José Valle

Asesinado, simulando suicidio por ahorcamiento, en la Divisional de Lanús,
28 de junio de 1956, donde estuvo detenido desde el 9 de junio de 1956

• Aldo Emil Jofré