Una fuente llena de colores, luces verdes, amarillas y cientos de fanáticos acompañaron a Charly García, icono del rock latinoamericano, en el concierto gratuito que ofreció la noche de este domingo en la plaza Diego Ibarra, en Caracas.

A las 7:37 minutos de la noche, la plaza se transformó en una Dimensión Desconocida, nombre de la más reciente propuesta musical del artista.

Carlos Alberto García Moreno, su nombre de pila, apareció en tarima con el "Negro" García López, en la guitarra; el "Zorrito" Von Quintero, en los teclados; Fernando Samaela, en la percusión; Kiuge Hayashida, en la guitarra y coros; Tonyo Silva, baterista; y el trío de cuerdas de Alejandro Terán, Julián Gándara y Christine Brebes.

"Que la música nos una más en esta vida", fueron las primeras palabras pronunciadas por el rockero de 60 años, quien lució un blazer negro, sombrero y ajustados pantalones de cuero del mismo color. También llevaba uñas largas pintadas de color rojo.

Acto seguido, García elevó sus manos para saludar al público y lanzar ramos de flores rojas y amarillas a los fanáticos.

Entre la multitud, un hombre aguardaba con su mirada fija en el escenario. "Conocí y me enamoré de su madre cuando escuchaba la música de Charly García", dice mientras señala a su hija, quien le acompaña en el lugar.

"Él es una leyenda del rock latinoaméricano. Es el padre de Fito Páez y de otros argentinos que se han destacado en el género", expresó.

En otro lugar de la plaza, un rubio veinteañero disfrutaba del concierto en compañía de familiares y amigos. "García le canta a la juventud, a la lucha, a las vivencias y a los sueños. Su legado siembra esperanza y transmite energía pura", expresó el joven.

"¿Quieren un poco de rock and roll?", preguntó García antes de interpretar el tercer tema de la noche, Rock and roll yo, en medio de colores, humo y el sonido del bajo, el chelo, la batería y la guitarra.

Al finalizar el tema, bromeó un poco con el "diseño abstracto" de su corbata, hecha por diseñadores venezolanos y argentinos. "¿Les gusta?", preguntó.

El repertorio continuó con temas como Promesas sobre el bidet, Tango en segunda, Cerca de la revolución, Yendo de la cama al living, Los dinosaurios, Vicio y No voy en tren, entre otros.

Durante el concierto, el argentino estuvo acompañado de una joven de cabello castaño que lucía pantalones color beige a la altura de la cintura. "Su nombre es Rosario Ortega", dijo el cantante mientras le agradecía por cantar junto a él.

La "Dimensión desconocida" de García desbordó un mar de sensaciones en el centro de la ciudad, que el Gobierno Bolivariano ha recuperado para el sano esparcimiento entre los caraqueños."Quiero decirles que la hemos pasado fenomenal en su país, espero que se produzca más seguido y que la amistad que tuvieron nuestros mandatarios siga como ejemplo", dijo el legendario músico argentino

Para finalizar elevó su voz con Canción para mi muerte y expresó: "paz y amor Venezuela, muchas gracias".

Por: Arianne Cuárez

PH: Nancy Cervantes

Fuente: AVN