"La idea de lo que voy a hacer, que es un poco revolucionaria de la cuestión musical, se me ocurrió cuando era bien chico, tenia tres o cuatro años, y me compre una citarina, que es un instrumento triangular con cuerdas atravesándolo. Y pasaron mil años, y la otra sugerencia, la otra influencia que tuve fue de Yoko Ono cuando vino acá, que le explique un poco lo que quería hacer, el embrión de todo esto, y me dio muchos consejos buenos, me animo a que lo haga.

Vine a hablar con la gente del Colón, y me lo dieron increíblemente, porque es el único lugar donde puedo hacer esto, que es una obra que involucra la música pero también la física, la matemática y una serie de leyes de la acústica, etc, así que no se podía hacer en otro lugar. Esta obra tiene influencia clásica, bastante, pero tiene mucha, también, una cosa común en mi musica, influencia de tango. Y va a haber también un poquito de jazz. Vamos a tratar de safar de el concepto de banda y orquesta atrás, pomposo, la opera rock, esto no es una opera, si bien hay partes cantadas, la idea es integrar los instrumentos tan disimiles como un bandoneón, una tuba, una guitarra electrica, una citara, el asunto es encontrarle a cada instrumento su lugar y que suene diferente.

La idea es interpelar la distancia sonora entre el instrumento y aquel que esta escuchando. Esa idea solo la podía buscar en el Teatro Colón. La obra –continuo- de alguna manera va de mayor a menor, hasta encontrar una sola nota que es la madre de todo. La crítica que le puedo hacer al rock de acá, en estos momentos, es que me parece que siguen demasiado al público, o sea, el artista no propone tanto sino que corea con la gente y esa influencia futbolera a mi mucho no me gusta."