31 / 10 / 091

AMAS DE CASA SATISFECHAS CON EL SALARIO FAMILIAR UNIVERSAL INVITAN A LAS MUJERES A QUE SE PRESENTEN

,

Desde el año 2003, el trabajo productivo, justamente remunerado y ejercido en condiciones de libertad, de seguridad ocupacional y de dignidad humana, es eje central de las aspiraciones del pueblo argentino para el crecimiento económico y social. Generar las oportunidades genuinas de empleo para promover la inclusión social, produjo mejoras palpables en las condiciones sociolaborales y, principalmente, en la situación de quienes fueron víctimas de la destrucción de la Argentina productiva y de derechos. No obstante, aún un número significativo de compatriotas trabaja de manera informal, muchas de ellas en situación de pobreza.

Deseamos que la decisión del gobierno nacional de extender las asignaciones familiares a hijos e hijas de trabajadores no registrados permita el ejercicio efectivo de sus derechos, una mejora en la calidad de vida y la estabilidad de sus familias, y una ampliación de sus niveles de consumo, que generará– a su vez- un aliciente para la creación de nuevas actividades productivas y de empleo. Lo contrario, un asistencialismo universal que no hace diferencias entre los que lo necesitan y no, reproduciría la inequidad existente.

Según su Secretaria General la Senadora Nacional Elida Vigo: “para la mayoría de las mujeres argentinas, que participa en la administración del hogar y se han hecho cargo casi con exclusividad del trabajo doméstico -no remunerado-, esta decisión significa un efectivo respaldo a esa tarea silenciosa, cotidiana, muchas veces olvidada que sostiene el funcionamiento de cada hogar. Cada madre humilde argentina sentirá una profunda alegría en su corazón, porque lo primero es contar con algún recurso económico que permita realizar las tareas de dignificación de los hijos, garantizándoles la salud, la alimentación y la educación para que estén en condiciones de forjar su propio destino”.

La extensión de las asignaciones familiares constituye un avance hacia un sistema integral de protección social que debería –en el mediano o largo plazo– incorporar el trabajo doméstico no remunerado que realizan, mayormente, las mujeres en el seno de sus hogares.

Pimpi Colombo, Secretaría de Organización y dirigente del Area Metropolitana, manifestó a su vez “vamos a invitar a las mujeres a inscribirse en Anses y a ser ellas quienes perciban el salario familiar por la defensa de un ingreso digno para la familia acompañada por la valoración y jerarquización de trabajo de cada ama de casa. Las mujeres se hacen cargo de sostener sus familias, en la mayoría de los casos –y muchas de ellas, solas.”

Las dirigentes invitaron a las amas de casa a partir de la implementación de la medida a informarse en la sede del sindicato en cada provincia y en la Ciudad de Buenos Aires.